En un momento de tensión, es justificable que los líderes de un negocio, como lo es la Clínica Veterinaria, enfoquen sus energías en tratar de enfrentar y sobrellevar la situación para obtener el mayor beneficio para todos. Sin embargo, la pandemia mundial de COVID- 19 nos ha demostrado que no sólo podemos atender lo inmediato, sino también debemos prestar atención a los detalles no tan evidentes, como el estado de la salud mental de nuestro equipo de trabajo. 

Según una encuesta realizada por la consultora Qualtrics y SAP, desde la declaratoria de emergencia y la consecuente cuarentena, 75% de los trabajadores aseguró sentirse aislado, 67% reportó altos niveles de estrés, 57% están teniendo ataques de ansiedad constantes y 53% manifestaron estar “exhaustos emocionalmente”. 

Si bien, las personas podemos afrontar los cambios, pero nos resulta muy complicado mantenernos firmes en tiempos de incertidumbre, sobre todo si se involucran cuestiones económicas que afectan no sólo a lo profesional sino también a lo personal. Todo esto se traduce en preocupaciones que van minando la salud y estabilidad emocional, y su consecuente interacción con el trabajo. Pensando en esto, te traemos algunos consejos para que, como líder, puedas seguir ayudando a tus colaboradores.

  1. Abre la puerta, pregúntales cómo están y permite que se expresen. Un 40% de las personas que participaron en el sondeo de Qualtrics y SAP aseguraron que sus jefes no les preguntaron cómo estaban desde que la emergencia empezó y fueron enviados a trabajar a casa o cerraron operaciones; un 38% aseguró que esta falta de interés afectó su estado de ánimo. ¿Cómo podemos ayudar a nuestro equipo si no sabemos cómo se encuentra? El paso uno es muy sencillo, acostúmbrate a preguntarles: “¿estás bien? ¿Cómo te sientes hoy? ¿Puedo ayudarte con algo?” 

 

  1. Una vez que abriste el espacio, permite que la conversación fluya y que puedan desahogarse. No se trata de que les des recomendaciones o soluciones para todo, tampoco de que se estresen pues no están respondiendo “como tú lo harías”; el ejercicio consiste en que se sientan apoyados y acompañados. Recuerda: la reciprocidad es un arma muy poderosa para construir confianza. 

 

  1. Se consistente. Plantéate que esto será un esfuerzo constante, que debes abrir el diálogo varias veces por semana o establecer un mecanismo para que el equipo de trabajo se mantenga comunicado contigo. Estas dinámicas en pro del cuidado a la salud mental funcionan si son continuas, no si se llevan a cabo esporádicamente. Según Qualtrics, el 25% de los encuestados señaló que su ansiedad y preocupación deriva también de la falta de comunicación, constancia y transparencia que tiene la interacción con sus jefes. 

 

  1. Cuida también de ti. Un líder tiende a dejarse al último, como el capitán que nunca abandona el barco aunque se esté hundiendo. Aunque heróico, también debemos tener claro que, para guiar, motivar y ayudar a los demás, también debemos cuidarnos nosotros. Dedícate tiempo, establece límites de tiempo y espacio para el trabajo, permítete descansar y busca también un espacio para platicar y desahogarte con alguien de tu confianza. 

 

Recuerda buscar recursos que permitan mantener y procurar la salud mental en el equipo de trabajo. Hoy en día hay existen varias opciones accesibles en línea, pero también pueden buscarse consultoras o incluso asociaciones civiles que procuren el bienestar emocional de los equipos de trabajo. Este periodo de contingencia sin dudas nos traerá secuelas que deberemos enfrentar y superar, hagámoslo con compasión empatía, honestidad y transparencia, trabajando juntos como equipo. 

 

Fuente: Qualtrics XM (2020) “The Other COVID-19 Crisis: Mental Health”. Estadísticas de Referencia: https://www.qualtrics.com/blog/confronting-mental-health/