A partir de la conexión constante que tenemos gracias al Internet, existen grandes ventajas, como estar más informados, poder aprender de manera fácil y más barata o gratuita, o estar comunicados con personas que en físico están muy lejos de nosotros. Sin embargo, en lo que tiene que ver con la atención que ponemos a las cosas, lo digital nos ha fallado pues se ha convertido en una ventana para procrastinar. Según el Internet Advertising Bureau (iAB), el mexicano se conecta a Internet 7 horas diarias en promedio; 84% de ese tiempo está destinado a redes sociales. Al acostumbrarnos a estar en varias plataformas simultáneamente, nuestra capacidad de concentrarnos disminuye, afectando el desempeño con la que realmente rendimos en día; así, pasamos más tiempo en el lugar trabajo, pero no precisamente produciendo. 

 

Una de las tendencias en la administración efectiva de recursos humanos para el 2020 indica que debemos fomentar la “atención plena” y aprovechamiento del tiempo entre los equipos de trabajo. Estos son algunos consejos que puedes implementar en tu Clínica Veterinaria para conseguirlo: 

  1. Mantener un espacio de trabajo limpio y ordenado: un lugar caótico y desordenado no invita a pasar tiempo en él. El orden permite que las ideas fluyan, y que la operación se lleve a cabo sin tropiezos, como perder el tiempo buscando determinado papel, instrumento o producto.
  2. Planear semanalmente las actividades según objetivos: permite distribuir mejor las tareas, alcanzar metas, tener parámetros de evaluación y, por qué no, premiar a los colaboradores con una tarde libre si todo se ha cumplido satisfactoriamente o se han sobrepasado expectativas. No se trata de llenar horas con actividades sin sentido.
  3. Fomentar la previsión: esto es muy importante, sobre todo en lo que tiene que ver con atención al paciente. Al saber cuáles serán las citas que se tendrán en el día, anticipemos teniendo a la mano el expediente y haciendo una lectura previa para identificar de quién se trata. Esto además demuestra cercanía e interés, que se traducen en la construcción de confianza del propietario al Médico Veterinario, en la recomendación que hará de los servicios de la Clínica.
  4. No dejar tareas a medias: al tratar de abarcar la mayor cantidad de cosas al mismo tiempo cometemos el error de hacer “pedazos de trabajo”, dejando trabajo sin terminar. Es mejor dedicar toda la atención a una cosa para poder pasar a otra, dando prioridad a lo urgente pero también a lo tedioso, pues emocionalmente se tendrá una recompensa cuando lleguemos al trabajo fácil.
  5. Limitar la consulta de redes sociales: pensar que podemos desconectarnos por completo de las redes sociales en esta época es una utopía. No es necesario convertirnos en ermitaños, pero sí ser conscientes del tiempo que pasamos ahí y qué hacemos en realidad en las redes sociales. Hay que evitar suspender o dejar de hacer cosas por conectarnos a ellas y más bien disponer de un horario específico para entrar, tomándolo como un breve descanso.

El aprovechamiento del tiempo no sólo beneficia a la productividad y objetivos de la Clínica Veterinaria, también hay que contemplarlo como un elemento importante para el crecimiento individual. Es decir, debe darse la oportunidad de un equilibrio en donde el colaborador pueda cumplir de manera eficaz con sus labores profesionales para poder dedicarle espacio y tiempo a disfrutar de actividades personales.