La Mielopatía Degenerativa es una enfermedad neurológica confundida ocasionalmente con displasia de cadera.

La Mielopatía Degenerativa es una enfermedad ortopédica que afecta a los perros de raza grande, siendo el Pastor Alemán el más propenso a padecerla. Se confunde a menudo con Displasia de Cadera, enfermedad ortopédica canina; sin embargo, la Mielopatía Degenerativa es neurológica.

La Mielopatía Degenerativa presenta un desarrollo a partir de los 5 años de edad del perro, sin tenerse clara la causa por la que se presenta. Existen hipótesis que asocian la aparición de la patología a la deficiencia de vitaminas en la alimentación diaria, aunque también se piensa que pudiera tener una base genética.

Los síntomas de la enfermedad se centran en los cuartos traseros, aunque también pueden darse en las cuatro patas; dependerá del punto de la espina dorsal que se vea afectado. Los perros presentan serios problemas de propiocepción. A diferencia de la displasia de cadera o la artrosis, en la Mielopatía no existe dolor en la zona, y los síntomas no mejoran con antiinflamatorios. Simplemente los estímulos nerviosos no fluyen ente la espina dorsal y las extremidades, provocando que las patas no respondan, pero sin dolor. Es un proceso muy similar al de una hernia de disco grave.

Algunos signos identificables, son:

  1. El perro no controla bien las patas traseras.
  2. El perro no apoya las almohadillas al caminar, arrastrando las patas.
  3. Se presenta cojera sin dolor, que no mejora.

No existe cura para la Mielopatía Degenerativa. Algunos medicamentos, como el ácido aminocaproico (EACA) y la n-acetilcisteína (NAC), pueden aliviar en mayor o menor medida algunos de los signos. Como tratamiento paralelo se recomienda también la acupuntura veterinaria y las terapias de activación muscular. Entre 10 y 12 meses después del diagnóstico, la patología degenera en parálisis; la mayoría de los perros afectados se sacrifican al no ser posible que lleven una vida normal. En algunos casos se les apoya con el uso de sillas de ruedas caninas para que puedan moverse, pero esto no detiene la evolución de la enfermedad.

Una buena alimentación, como Eukanuba, con su Vital Health System, son el aliciente ideal que procura las mejores condiciones de salud para el perro, manteniéndolo fuerte de forma integral.