Aunque el gato viva en un entorno controlado dentro de casa, será importante tomar en cuenta ciertos aspectos para preservar su salud física y psicológica.

Por: Margie Scherk para Veterinary Focus*

Convivir con animales en casa aporta muchos beneficios a las personas, pues ayudan a aliviar el estrés, establecer una rutina y mejorar la salud. Existen diferencias notables entre las preferencias de animales de compañía y el cuidado que los propietarios deben tener para conservar la salud de estos; todavía se sigue debatiendo sobre cuál es la mejor manera de cuidar a los gatos, existiendo diferentes opiniones al respecto según la cultura o la región de la que se trate. Ya en 1997 se observaron estas diferencias, y mientras que en Estados Unidos el 50-60% de los gatos tenía un estilo de vida estrictamente “casero”, la mayoría de los gatos del Reino Unido tenían la posibilidad de salir a la calle; en Australia, según un estudio realizado en Melbourne, el 23% de los gatos era fundamentalmente de interior.

 

Decidir un estilo de vida que impida que el gato salga a la calle puede deberse a una cuestión práctica: por ejemplo, vivir en un piso 21º de un edificio de una gran ciudad de por sí limita el acceso al exterior. También es cierto que el estilo de vida interior reduce el riesgo de que el gato se pierda, sufra un envenenamiento, accidente de tráfico, enfermedad infecciosa o se pelee con otros animales; además, los propietarios pueden pensar que así se reduce el riesgo de parasitosis internas y externas (p.ej., dirofilaria, pulgas). Otros motivos para preferir el estilo de vida interior incluyen la prevención de gestaciones no deseadas (cuando el animal no está esterilizado), y la protección de la fauna salvaje.

 

Cuando un propietario piensa que el gato de interior está libre de peligros, su percepción de la realidad no es correcta, pues también está expuesto a varios riesgos entre los que se pueden incluir caídas desde el balcón o la ventana, quemaduras e intoxicaciones por ingerir productos de limpieza, alimentos inadecuados (p.ej., ajo, cebolla) y ciertas plantas. ¿Tiene algún inconveniente para el gato el estilo de vida estrictamente casero? En principio, hay algunos factores que deben considerarse.

 

Los gatos son animales que requieren socializar con otros miembros de su especie. Un entorno monótono y demasiado predecible resultará estresante para ellos, pues puede que no desarrollen los comportamientos que expresan su telos natural (es decir, su esencia o finalidad como gato). El estrés psicológico y fisiológico pueden desencadenar la aparición de comportamientos problemáticos, o incluso la prevalencia de ciertas enfermedades, aunque siempre será más fácil detectarlas estando en un entorno controlado como una casa.

Para poder reducir el estrés en un gato, hay que comprender qué significa serlo y qué necesidades tiene. El gato es un animal territorial, cuyo espacio se distribuye en función de los recursos esenciales con los que cuenta, principalmente el alimento.

Estos son algunos puntos a tomar en cuenta para garantizar el bienestar de los gatos en casa, y que será importante que el Médico Veterinario reafirme con el propietario cuantas veces sea necesario:

  1. Disposición de alimento y agua: proporcionando un alimento equilibrado que cubra las necesidades nutricionales de cada etapa de la vida del animal, junto con agua fresca.
  2. Disposición de un entorno adaptado: proporcionando el espacio adecuado y un refugio con suficiente luz, poco ruido y sin temperaturas extremas. El espacio designado puede ser exclusivamente interior o con acceso al exterior que no ponga en riesgo su vida (como ventanas sin protección en pisos altos en las que pueda caerse.
  3. Disposición de cuidados de la salud: vacunación, esterilización, control de parásitos, identificación individual (microchip, collar) y rápida asistencia veterinaria.
  4. Disposición de oportunidades para manifestar la mayoría de los comportamientos normales, incluyendo los dirigidos a otros gatos y personas.
  5. Disponibilidad de protección frente a situaciones que puedan provocar miedo o estrés.

 

Asegúrate de hacer campañas constantes entre tus clientes sobre la importancia de la revisión médica constante en gatos, puesto que sus síntomas son menos perceptible que los de los perros. Recuerda que contar con un Médico Veterinario especialista en gatos en tu Clínica Veterinaria le dará valor agregado a tus servicios.

*Textos de Referencia:

-MacCallum Research Pty. Ltd. in association with H. Mackay. A Study of Our Attitudes to Cat and Dog Ownership: Motivations and Benefits of Ownership: the Personal, Familial and Social Context. Petcare Information and Advisory Service, Melbourne 1992.

-Veterinary Focus de Royal Canin. Núm. 26.2. Año 2016.