Cuando las personas que acuden con sus perros o gatos, o compran productos en la Clínica Veterinaria, y se sienten satisfechos con la atención, el precio o la experiencia, las ventas satisfactorias están casi garantizadas. Que logremos prolongar ese buen sabor de boca garantizará que regresen y nos sean fieles como para recomendarnos, lo que dará seguridad a los ingresos futuros.

Lo que atrae a a las personas a comprar o consumir en un lugar, es una necesidad satisfecha, en este caso relacionada con su perro o gato; pero, aunque proporcionemos dichas satisfacciones a un precio razonable y con la mejor calidad, esto a veces no es suficiente para asegurar que regrese.Podemos caer incluso en los casos en los que, por ejemplo, cualquiera de nuestros competidores asegure, con argumentos sólidos y convincentes, que la calidad y servicio de su Clínica Veterinaria es el mejor que existe en el mercado; la calidad, entonces, ya no es un factor de diferenciación sino un requerimiento ineludible para cada negocio.

¿Qué habrá que tomar en cuentra, entonces? El aspecto emocional, la confianza y cercanía que el propietario sienta cada vez que alguno de nuestros Médicos Veterinarios atiende a su perro o gato. Que se sientan cercanos, valorados y atendidos en lo individual; que se sientan importantes y escuchados. A nadie le gusta iniciar una relación desde cero, menos aún sabiendo que existe un lugar en donde ya le conocen, le procuran y saben todo lo que le interesa sobre un tema.

Las personas hablan de las cosas positivas, que les dejaron satisfechos o les llamaron la atención, y de las cosas negativas que no les gustaron. Esto quiere decir que, en general, se divulgan solo los extremos. Lo que buscaremos de nuestra publicidad boca a boca es la recomendación con calidez, que nos identifiquen no sólo por la calidad sino por la cercanía que ofrecemos.

Y si nuestros clientes usan las nuevas tecnologías, entonces estaremos ante un proceso de propaganda viral. Por esto, es recomendable no sólo tener clientes fieles, sino también crear adeptos, pues estos, además de regresar cuando lo necesiten, hablarán bien de nuestra Clínica cada vez que puedan. Y lo harán de boca a boca y también a través de las redes sociales.

Una persona que sólo esté satisfecha con el servicio y atención, regresará, pero es poco probable que hable con sus conocidos de nuestra Clínica Veterinaria; en cambio, alguien que también es nuestro fan, hablará bien de nosotros y propagará las experiencias que le hemos hecho vivir, convirtiéndose, de esta manera, en promotor.