El ejercicio es la herramienta ideal para ayudar a que perros obesos o con sobrepeso recuperen su calidad de vida.

El sobrepeso puede tener serias consecuencias en la salud de los perros, mucho más si esta situación deriva en obesidad. Una dieta específica es fundamental para mantenerlo en su peso ideal, como Weight Control, de Eukanuba, alimento especialmente formulado por tallas para aquellos perros que necesitan perder peso con una opción nutricional baja en grasa pero rica en antioxidantes y otras vitaminas y minerales.

Pero, además de mejorar la alimentación, el padecimiento debe atenderse a partir del ejercicio, algo que el Médico Veterinario tendrá que enfatizar cuando platique con el propietario. Un perro con sobrepeso u obesidad no puede realizar ejercicios de alto impacto de primer momento, así como nosotros no podríamos correr un maratón sin haber siquiera salido a caminar nunca.

Primero, habrá que establecer puntos de revisión y diagnóstico previo antes de empezar a ejercitar, para que todo fluya adecuadamente:

  1. Antes de empezar con el ejercicio, el perro necesita un check up general del Médico Veterinario, en donde deberá descartarse o identificarse problemas sobre todo articulares o de huesos, que limiten la movilidad del animal. Esto no significa que no podrá hacer ejercicio, simplemente que tendrá que llevar una rutina ligera y paulatina para recuperar movilidad, sin que esto le provoque dolor o molestias.
  2. El tiempo de ejercicio máximo será, en principio, de 20 minutos, para evitar estrés y cansancio excesivo. Habrá que considerar también no ejercitarlo en un lugar muy caluroso o con mucho sol.
  3. Debe establecerse una rutina progresiva para que el perro reciba el ejercicio de forma positiva y gradual. Habrá que ser pacientes, pues, al principio, le costará moverse.
  4. Un perro con sobrepeso u obesidad puede desarrollar callos y problemas en las almohadillas de sus patas. Aconseja la revisión regular de codos y base de las patas, y acudir a la Clínica Veterinaria ante cualquier signo de alarma (cortadas, heridas, sangrado).

Para las rutinas de ejercicio, aconseja lo siguiente:

-Caminatas largas paulatinas: poco a poco, gradualmente, el propietario deberá extender el tiempo y distancia de las caminatas que tiene con el perro, así como el número de veces que salen al día.

-Juegos: una pelota es la herramienta ideal para conseguir que un perro se ejercite a través del juego. Ofrece en tu Clínica Veterinaria algunas opciones que le propietario pueda comprar.

-Nado: idealmente el nado es el mejor ejercicio para que el perro adquiera condición y pierda peso. Aconseja que le permita nadar en albercas o incluso en las fuentes de parques.

Todo esto, sin duda, llevará a mejorar la calidad de vida y de salud del perros; sin embargo, habrá que ser muy claros: no será un proceso fácil ni rápido, habrá que tener paciencia. La guía e interés del Médico Veterinario por su paciente es lo que el propietario también necesita para motivarse y seguir el régimen en beneficio del perro.