Con las vacaciones, una nueva oportunidad de negocio para tu Clínica Veterinaria es el alojamiento de perros y gatos.

Llega la Semana Santa, lo que ocasionalmente representa la oportunidad de algunos días libres, y por ello seguramente muchos propietarios estarán pensando en salir de vacaciones; sin embargo, para muchos esos viajes se complican o tienen que cancelarse al no conseguir quién cuide a su perro o gato, miembro muy importante de la familia o compañía de la persona.

La solución para este problema son los Hoteles para perros y gatos, espacios de confianza bien diseñados para resguardarlos que son una excelente oportunidad para traer nuevos segmentos de negocio a la Clínica Veterinaria.

Si estás pensando en agregar este servicio a tu Clínica Veterinaria, recuerda valorar el espacio y tiempo que asignarás para ello, y considerar que deberás contar con servicios como los siguientes:

Alojamiento individual durante la noche y espacio para perros y gatos libres durante el día, con paseos seguros por la mañana o la tarde.

Supervisión los 7 días de la semana, las 24 horas del día. En términos de recursos humanos deberá ser una persona para el día, que implemente actividades de entretenimiento y mejoras de conducta, y otra persona que trabaje por las noches para que haga guardias nocturnas.

Incluir atención médica veterinaria durante la estancia.

Ofrecer cuidados y tratamientos especiales a petición de cada propietario, como servicio de peluquería, lavado dental, corte de uñas, entre otros.

Entregar un reporte con observaciones del Médico Veterinario al final de la estancia.

Incluir un buen baño antes de entregar al perro o gato.

La seguridad no deberá escatimarse. Para aceptar a perros o gatos en el hotel o pensión, será fundamental que solicites requisitos como:

Cartilla de vacunación al corriente.

Perfecto estado de salud.

Alimento del perro o gato (o puedes ofrecer paquetes que lo incluyan por un precio extra).

Edad mínima: 6 meses de edad.
No recibir hembras en celo, ni gestantes.

¿Tu Clínica Veterinaria está lista para dar este paso? Valóralo siempre pensando en la buena experiencia y necesidades de tus pacientes y sus propietarios, en función de la inversión que tendrás que hacer para acondicionar los espacios, y contrastando con los beneficios económicos que te traerá y el tiempo de retorno. Piensa bien que siempre será ideal arrancar hasta que todo esté listo y que se haya cuidado hasta el más mínimo detalle, puesto que una mala experiencia en esto que emprendes podría perjudicar el resto de tus servicios.