El primer paso en la relación comprometida entre el Médico Veterinario y el propietario está en la comunicación.

Muchas veces los dueños primerizos de cachorros o gatos acuden a la Clínica Veterinaria sin saber mucho acerca de los cuidados básicos. Es importante que orientemos a nuestro cliente y nos preocupemos por el paciente desde la primera visita.

Ofrecer un producto o un servicio al propietario sólo tiene sentido si lo que estamos brindando provee una solución real a las necesidades del perro o gato. Es muy importante, por esto, que desde la primera reunión queden muy claras cuáles son.

El primer contacto es determinante

A menudo el primer contacto se hace preguntando los costos de vacunas, pues, dado que existe poco conocimiento sobre los cuidados de salud en animales domésticos, a partir de campañas sobre todo de gobierno es que las personas identifican la importancia de vacunarlos. Además de la información monetaria que proporciones, es importante mostrar interés en el paciente. ¿Cuál es su nombre? ¿De dónde vino? ¿Se ha adaptado bien a su nuevo hogar? Una vez entablado este diálogo para romper el hielo, propón agendar una cita para diagnóstico inicial, y toma los datos personales del paciente y su propietario para enviar información útil y personalizada.

La Clínica Veterinaria deberá proponer todos los accesorios y servicios relacionados al paciente que tenga disponibles.

En la primera cita que tengan, pregunta al propietario sobre factores básicos en la relación que tiene y tendrá con su perro o gato, cosas como: ¿cuenta con una transportadora, correa o collar para facilitar la movilidad? Si la respuesta es “no”, aprovecha para recomendar opciones ideales, explicando las razones por las que deberían ser elegidas por sobre otras. Otras preguntas esenciales pueden ser: ¿qué come? ¿Tiene juguetes? ¿Se está entrenando para control de esfínter? ¿Se instaló ya un arenero? Estas son perfectas oportunidades para que informes al propietario sobre las necesidades básicas de su perro o gato, qué conductas deberá tomar en cuenta, cuáles son algunas señales de alerta en salud, y ofrecer tanto accesorios como alimento disponible en tu Clínica Veterinaria (juguetes, areneros, arena, etc), lo que significará conveniencia y ahorro de tiempo para tu cliente.

Este es el primer paso para una relación que, bien construida, será nutrida y duradera, que arranca con la preocupación que muestras por la salud del paciente, y se complementa con el compromiso que ambos, Médico Veterinario y propietario, hagan en beneficio del perro o gato.

¡Sigue los consejos de Veterinarios al día, que mejorarán la atención en tu Clínica Veterinaria, y, por consiguiente, harán que tus ventas e ingresos aumenten!