Cuando la Dermatititis Atópica (DA) no es provocada por factores alimentarios, existen varias acciones a tomarse y considerarse para disminuir o erradicar el problema.

Si se examina la literatura médica que existe para humanos, así como la medicina veterinaria, puede observarse que, aunque la Dermatitis Atópica tiene mucho tiempo de existir, su tratamiento ha sido siempre difícil. Las recomendaciones actuales en la medicina veterinaria aconsejan un enfoque global de la enfermedad. En la actualidad se habla de pluriterapia.

Cuando la Dermatititis Atópica (DA) no es provocada por factores alimentarios, existen varias acciones a tomarse y considerarse para disminuir o erradicar el problema. A continuación entérate de los tipos de tratamientos que existen para esta enfermedad.

Desalojo del alérgeno
Esta opción es, por supuesto, lo ideal, pero lamentablemente no suele ser posible de lograr en la práctica:

  • Los alérgenos se identifican mediante la historia clínica del paciente (estacionalidad, el lugar de los brotes), los desafíos alimenticios y las pruebas alérgicas. Será, por supuesto, necesario mantener a los perros bajo un régimen estricto antiparasitario (pulgas y otros).
  • Los ácaros del polvo doméstico (Dermatophagoides farinae y D. pteronyssinus) son factores alérgenos que con mucha frecuencia son responsables de la DA. Altas concentraciones de estos alérgenos se pueden encontrar en almohadas, colchones, alfombras, sillones o sofás.
  • Es posible reducir la carga antigénica a través de precauciones de higiene en el ambiente del animal: colchón anti-ácaros, aspirador de filtro, acaricida y productos desnaturalizantes.

El tratamiento de áreas con benzoato de bencilo, aplicado cuidadosamente y en repetidas ocasiones, ha arrojado resultados negativos en pruebas para la presencia de ácaros y una mejoría de los signos clínicos en los perros atópicos (Swinnen y Vroom, 2004).

El aire acondicionado y los deshumidificadores también pueden ayudar a reducir  la presión hipoalergénica.

Existe otro tipo de tratamiento, la inmunoterapia específica, también conocido a veces como desensibilización, que funciona muy bien, siempre y cuando el alérgeno o alérgenos se identifiquen con precisión.

Principio y método de acción
La inmunoterapia específica (SIT por sus siglas en inglés) consiste en administrarle al perro un extracto de los alérgenos a los que es sensible, en dosis progresivamente crecientes. A menudo no hay diferencia entre desensibilización e hiposensibilización. Es preferible utilizar el término específico: inmunoterapia.

Existen varias hipótesis para explicar los mecanismos de “desensibilización”. La teoría aceptada en los pasados cuarenta años ha sido que las inyecciones de pequeñas cantidades de alérgenos específicos inducen una respuesta en el sistema inmunológico, que desarrollará IgG o anticuerpos “bloqueadores”.

Otras teorías proponen la eliminación de las células T, un cambio en la proporción de linfocitos T (Th1/Th2), una modificación de la susceptibilidad en células secretoras de mediadores, niveles más bajos de IgE circulante, una caída en la reactividad de los órganos objetivos o una combinación de estas diferentes hipótesis (Zur et al, 2002).

Eficacia
Los estudios publicados hasta la fecha muestran una buena respuesta a la inmunoterapia específica. A menudo, este tratamiento también hace que sea posible reducir la cantidad de drogas que se administran al perro al mismo tiempo. De hecho, un estudio retrospectivo en 169 perros reporta una respuesta buena o excelente en el 72% de los casos, en el que un 19,5% de los pacientes no requirieron ningún tipo de tratamiento.

En otro estudio, la tasa de éxito reportada fue de 64%, con una mejora notable con bastante rapidez: entre 2 y 5 meses, pues generalmente hay que esperar de 6 a 9 para notar un cambio.

Fuente: Canine atopic dermatitis: a retrospective study of 266 cases examined at the University of California, Davis, 1992-1998. Part I. Clinical features and allergy testing results.