Una herramienta básica para organizar el trabajo en equipo la encontramos en las Descripciones de Puestos de Trabajo

Las metas se alcanzan mejor y más rápido si se trabajan en equipo, y para esto será muy importante que cada pieza, cada colaborador que forme parte de la Clínica Veterinaria, sepa bien cuáles son sus funciones para que pueda llevarlas a cabo.

Una herramienta básica para organizar el trabajo en equipo la encontramos en las Descripciones de Puestos de Trabajo (DPT). Su objetivo principal será concretar de manera formal las responsabilidades del colaborador, alineando sus expectativas con las de la dirección de la empresa.

Una buena DPT deberá incluir en su formato los siguientes apartados:

– Dependencia jerárquica: define claramente quién supervisa el trabajo realizado, y qué se espera de la relación entre ambos.

– Misión del puesto de trabajo: una descripción genérica del objetivo final que la persona que ocupe esa posición tendrá dentro de la cadena de objetivos que harán crecer a la Clínica Veterinaria.

– Tareas y responsabilidades: se enumerarán de manera detallada las principales tareas a desarrollar por la persona encargada del puesto de trabajo en cuestión.

– Criterios de evaluación: establece las “reglas del juego” en la relación entre la empresa y el empleado. Una cuestión práctica a recordar es que normalmente quien mejor conoce los detalles de un puesto de trabajo es la persona que lo ha desempeñado. Por ello resulta aconsejable involucrar a los colaboradores en la elaboración de sus propias descripciones de trabajo, bajo nuestro apoyo y supervisión. De este modo aumentará la probabilidad de que las DPT reflejen de manera adecuada la realidad que significa la operación del Centro Veterinario, además de generar una mayor implicación del trabajo en equipo. Asignadas las Descripciones de Puestos de Trabajo, lo siguiente será establecer objetivos para cada una de ellas.

Para conseguir que se dichos objetivos se cumplan, hay que ser concretos y cuantificables, deben estar relacionados con las tareas del empleado, y dentro de su área de influencia, de lo contrario, no generaran ningún comportamiento positivo sino más bien rechazo y escepticismo. No es aconsejable definir más de 5-6 objetivos individuales en un mismo periodo temporal para reducir el riesgo de diluir la atención y el esfuerzo de la persona entre demasiados frentes. Por último, deberán ser ambiciosos pero alcanzables, y acotados a un periodo de tiempo a cumplir.

Esperamos que estas recomendaciones faciliten la operación y alcancen el crecimiento de tu Clínica Veterinaria a través del buen trabajo en equipo. ¡No dejes de enviarnos mensajes con temas e información que quieras recibir!