Los traumatismos son causa importante de enfermedad del tracto urinario bajo, puesto que generalmente provocan obstrucción uretral.

Siguiendo la línea en urología felina, hoy les traemos tres causas por las cuales los gatos adquieren enfermedades en la orina. Los traumatismos son causa importante de enfermedad del tracto urinario bajo, puesto que generalmente provocan obstrucción uretral. Dada la naturaleza de los gatos, que tiende a ser callejera y de defensa territorial, frecuentemente sufren agresiones de otros gatos, traumatismos por vehículos locomotores y golpes externos de diferentes índoles.

Estos traumatismos pueden provocar cistitis hemorrágica, independientemente si se produce o no la ruptura vesical, o bien pueden causar uretritis cuando la parte afectada es la región perineal de gatos machos, en cuyo caso el problema de hematuria va acompañado de disuria y obstrucción de la uretra. Por lo tanto, cuando un gato se presenta con estos signos clínicos, se debe tomar en cuenta en primer lugar la historia clínica, puesto que será de vital importancia reconocer los factores de riesgo mencionados antes de pensar en otras causas de enfermedad del tracto urinario bajo.

Las neoplasias del tracto urinario bajo son realmente muy poco frecuentes en los gatos, representando apenas el 2% de todos los casos de ETUI. Aún en gatos viejos la incidencia es muy baja, aumentando apenas al 3% en gatos mayores de 10 años de edad. Las neoplasias más comunes son las que se presentan en la vejiga urinaria, y de ellas, el carcinoma de células transicionales es la que se presenta en la mayoría de los casos (representa casi en el 60% de todas las neoplasias del tracto urinario bajo); en orden de frecuencia le siguen el tumor maligno de células epiteliales, diversos tipos de sarcomas, tumores benignos y linfosarcomas.

Las infecciones del tracto urinario bajo de los gatos son extremadamente raras. La resistencia a la infección ya se ha explicado a detalle un poco antes cuando se habló de los urolitos y tapones uretrales (refiérase a esta parte del texto). Apenas del 1 al 3% de todos los casos de ETUI se deben a infecciones bacterianas primarias. Éstas se presentan con mayor frecuencia en gatos a los que se les realizan sondeos uretrales o después de uretrostomías perineales o también en aquellos animales viejos que padecen de insuficiencia renal o diabetes mellitus.