Recuerda que mantener al propietario al tanto de todo lo relacionado con los padecimientos y tratamientos para su gato es fundamental.

Una causa común de enfermedad del tracto urinario inferior en los gatos, con obstrucción o sin ella, es la formación de cristales de estruvita. La estruvita se puede precipitar y formar cálculos, o puede formar arenillas. Hay muchos factores etiológicos relacionados con este tipo de padecimiento, como los virus. Entre ellos, el picornavirus, en donde los microorganismos que intervienen como agentes causales, demostraron inducir la formación de cristales después de la transmisión por aerosol e infusión en la vejiga. Se han aislado en gatos con uretrocistitis, además del picornavirus, una forma sincitial de calicivirus (mixovirus), que se piensa que es un virus pasajero y un herpesvirus, que parece ser un virus latente. Así mismo, se ha observado la formación de cristales en cultivos virales en laboratorio, por lo que se piensa que este fenómeno también puede ocurrir en los gatos.

Una hipótesis establece que la infección viral estimula la formación de una matriz mucoide, y que la hematuria y la disuria ocurren en forma concomitante con la formación de la matriz. Es importante mencionar que en humanos se han relacionado como causa de cistitis hemorrágica a virus como el adenovirus tipo II, al herpes simple y al herpes zoster.

Las bacterias también pueden ser una causa primaria de la enfermedad, pero más bien se consideran agentes oportunistas. Las infecciones bacterianas primarias del tracto urinario son muy raras en los gatos, debido a que existen mecanismos que impiden el crecimiento bacteriano. La uretra tiene una importancia extrema en la prevención de infecciones. En primer lugar permite el flujo adecuado de orina e impide el ascenso de bacterias por las contracciones de su musculatura. Además, está provista de una barrera mucosal protectora formada por anticuerpos (IgA), mucoproteinas de superficie (mucoproteína Tamm-Horsfall), y un factor intrínseco con propiedades antibacterianas. La exfoliación de células epiteliales uretrales y el pH de la orina también contribuyen en la defensa contra infecciones.

Algunos factores para la formación de cristales de estruvita o tapones uretrales, son:

Dietas altas en minerales. El incremento de minerales ingeridos en la dieta provoca un aumento desmedido de los cristales en la orina.

Ingestión de alimentos secos. Éstos tienden a concentrar más la orina. Los gatos tienen una capacidad heredada de sus ancestros, los felinos del desierto, de adaptarse a condiciones de poca cantidad de agua disponible, por lo que tienden a consumir la misma cantidad de agua, independientemente de la temperatura ambiental o del contenido de agua en los alimentos. Por lo tanto, en los gatos que no consumen mucho agua, la única fuente de ésta es el alimento.

Formación de orina alcalina. El pH alcalino (de 6.8 en adelante) se correlaciona con la cristalización de sales de estruvita en la orina. La orina alcalina puede ser resultado de la infección bacteriana del tracto urinario, de una estasis urinaria o de la dieta. Muchos alimentos comerciales más que ser altos en minerales promueven la alcalinización de la orina, por lo que favorecen la aparición de la enfermedad. Asimismo, la estasis urinaria se puede relacionar con los hábitos higiénicos del gato. Si al gato no se le tiene disponible su caja sanitaria, o no tiene acceso al lugar donde acostumbra orinar, retendrá la orina que pudiera haber sido ácida al inicio, pero con dicha retención se volverá alcalina, con lo que se favorecerá la precipitación de cristales.

Factores anatómicos. Aunque el problema de formación de tapones uretrales se da tanto en machos como en hembras, en los primeros se puede dar el caso de obstrucción uretral debido al estrecho diámetro de su uretra peneana. Antes se pensaba que la castración temprana favorecía la estrechez de la uretra, pero desde hace mucho se sabe que no es así.

Esperamos que esta información te resulte útil para la óptima atención de tus pacientes. Recuerda que mantener al propietario al tanto de todo lo relacionado con la enfermedad de su gato es fundamental no sólo para que sepa qué hacer para cuidarlo, sino también para establecer una relación de confianza y lealtad con el Médico y la Clínica Veterinaria.