Mantener la salud de los pacientes es nuestra tarea y nuestra satisfacción como profesionales.

Se ha comprobado que una de las acciones que impactan positivamente, son las llamadas no esperada desde la Clínica Veterinaria a los propietarios para interesarse por la evolución de los pacientes después de haber sido dados de alta de una intervención quirúrgica, sin importar si fue sencilla o significativa.

El mostrar interés que vaya más allá de lo lucrativo deja siempre un buen sabor de boca, pues a todos nos gusta sentirnos apreciados y cuidados. Para que este tipo de atención se lleve a cabo, en la Clínica Veterinaria deberá establecerse una política concreta respecto a las llamadas de seguimiento, definiendo las siguientes cuestiones:

  1. Para qué tipo de procedimientos se llevarán cabo (se sugiere limitarlo a las cirugías).
  2. En qué momento se llevarán a cabo (se sugiere hacerlas a las 48 hrs. de realizarse la intervención).
  3. Qué mensaje transmitirán (interesarse por la evolución del paciente y anticiparse a posibles dudas del propietario; aprovechar para recordar la fecha de la visita de seguimiento).

Estas llamadas pueden y deben realizarlas perfectamente tanto los Médicos Veterinarios como los colaboradores de la Clínica Veterinaria, siempre y cuando se establezca bien cómo deben llevarse a cabo. Suponen una excelente acción de relaciones públicas que ayudan a detectar y resolver de manera proactiva posibles dudas e inquietudes de parte de los propietarios sobre la salud de los pacientes.

En el caso de que alguna de estas llamadas resultase en una duda de carácter especial que requiriese de comunicación con algún Médico Veterinario, la persona encargada de realizar las llamadas se responsabilizará de recopilar información y devolver la llamada al propietario lo antes posible; o, en su defecto, solicitar al Médico Veterinario encargado que lo haga.

Se aconseja que cada llamada conlleve un informe de control, donde el colaborador que llame anote sistemáticamente aquellas realizadas, por realizar, los comentarios recibidos y los puntos de actuación necesarios.

Recuerda que mantener la salud de los pacientes es nuestra tarea y nuestra satisfacción como profesionales. Sus propietarios agradecerán tu interés y ética profesional con lealtad recomendándote, siendo ésta la mejor publicidad que existe.

Fuente: “Soluciones de gestión para clínicas veterinarias” de Pere Mercader.