Una buena relación entre los colaboradores de la Clínica Veterinaria, y los propietarios, es recomendable y muy necesaria para el beneficio de los pacientes y de todos.

En artículos anteriores hemos platicado que la calidad no sólo se obtiene en la operación bien implementada, sino también es el resultado de un esfuerzo en equipo que se logra siempre que se piensa, ante todo, en el paciente, y en darle la mejor atención al propietario acerca de lo que necesita saber.

Una buena relación entre los colaboradores de la Clínica Veterinaria, y los propietarios, es recomendable y muy necesaria para el beneficio de los pacientes y de todos los involucrados. Para identificar en qué punto se encuentra, te aconsejamos aplicar un breve cuestionario.

Preguntas para el Médico Veterinario.

En esta consulta que acaba de finalizar:

  1. ¿Cuál ha sido el mensaje más importante que le ha dado al propietario sobre la salud del paciente?
  2. ¿Qué le hemos pedido al propietario que haga a partir de ahora para procurar la salud del paciente?
  3. ¿Cuándo le hemos pedido que vuelva a la Clínica Veterinaria para una cita de control y seguimiento de la salud?

Preguntas para el propietario

  1. ¿El Médico Veterinario le ofreció información útil, fácil de comprender y de aplicar?
  2. ¿Qué le ha pedido el Médico Veterinario que haga a partir de ahora para procurar la salud de su perro o gato?
  3. ¿Cuándo le ha indicado el Médico Veterinario que deberá volver a la Clínica Veterinaria para dar seguimiento al tratamiento?

Estas preguntas para ambas partes evitarán y aclararán posibles confusiones, logrando que la consulta produzca resultados positivos para el paciente. Además, a través de las respuestas podremos evaluar si existe una conexión empática y fácil entendimiento entre lo que ambos comunican y la comprensión de la información que reciben.

Fuente: “Soluciones de gestión para clínicas veterinarias” de Pere Mercader.