Texto escrito por DVM Panagiotis Xenoulis y DVM Jörg Steiner

Los gatos con pancreatitis severa puedes estar en situación crítica, ¡la prevención es fundamental para resguardar la vida!

La pancreatitis en los gatos ha surgido recientemente como una enfermedad común e importante desde el punto de vista clínico. Es con gran diferencia el trastorno más frecuente del páncreas exocrino en felinos, y se cree que induce una morbilidad y mortalidad significativas, si no se controla de manera adecuada. Pese a esto, se sabe poco sobre la etiología; su diagnóstico sigue siendo un reto y su tratamiento consiste fundamentalmente en medidas de apoyo.

Puntos clave de la Pancreatitis felina:

  • La pancreatitis es una enfermedad frecuente e importante desde el punto de vista
    clínico en los gatos.
  • Los signos clínicos más frecuentes en los gatos con pancreatitis son la anorexia y la letargia. Los signos gastrointestinales como los vómitos y diarrea, aparecen con menos frecuencia. Los gatos con pancreatitis severa puedes estar en situación crítica.
  • La inmunorreactividad a la lipasa pancreática felina (fPLI, ahora medida como Spec fPL) parece ser en la actualidad la prueba más útil para el diagnóstico ante mortem de la pancreatitis felina.
  • Para el diagnóstico definitivo de pancreatitis, así como para distinguir la pancreatitis aguda de la crónica, es necesario realizar un examen histopatológico del páncreas.
  • Idealmente el diagnóstico de pancreatitis felina deberá basarse en la combinación de múltiples métodos, como la fPLI, ecografía abdominal, citología y la histopatología.

El control de la pancreatitis felina se basa en la identificación de los factores de riesgo y las enfermedades que pueden complicarla, así como en el cuidado sintomático y complementario, que consiste principalmente en fluidoterapia, control nutricional y administración de analgésicos y antieméticos.

En las revisiones a pacientes, será muy importante identificar cualquier síntoma, por menor que sea, estudiarlo y mantener al propietario al tanto de próximos pasos para evitar complicaciones.

Fuente: Revista Focus Veterinary. Medicina Felina. No. 19, año 2009