La mortalidad, tanto de la madre como de los cachorros, es mayor en las cesáreas de emergencia que en las programadas. Calcular todos los riesgos es muy importante.

La evolución y cambios fisiológicos en muchas razas han provocado que los partos naturales en perros sean cada vez más problemáticos o escasos. La alternativa, como sucede con los humanos, es la cesárea, que resulta un procedimiento quirúrgico que requiere de la asistencia de medicamentos anestésicos.

El cuidado de la anestesia en la cesárea es minimizar el efecto de dichos medicamentos en los fetos, buscando con esto evitar en lo posible el riesgo de depresión del sistema respiratorio, sistema nervioso central (SNC) y del sistema cardiovascular, y conseguir que los neonatos nazcan vivos y vigorosos. Proporcionar a la madre una adecuada analgesia evitará posibles complicaciones como la hipotensión, hipoventilación, hipoxemia, hemorragia e hipotermia.

Estas complicaciones aumentan la morbilidad y la mortalidad, tanto de la madre como de los cachorros.

Cuando el trabajo del parto es demasiado prolongado, el cuerpo de la madre se ve comprometido, lo que provoca depresión fetal como consecuencia de la disminución de la perfusión de la placenta, hipoxemia y acidosis. La mortalidad, tanto de la madre como de los cachorros es mayor en las cesáreas de emergencia que en las programadas, por lo que será muy importante que el Médico Veterinario explique con claridad al dueño los riesgos que llevará el término del embarazo del paciente. La planificación y la preparación, tanto en la cesárea de urgencia como en programadas, son importantes para la supervivencia de los cachorros. Para que el resultado de esta intervención sea óptimo, tanto para la madre como para los fetos, es esencial comprender los cambios fisiológicos que se producen en la madre, así como el efecto de los anestésicos empleados. Algunos aspectos a revisar son:

Sistema Cardio-vascular: Frecuencia cardiaca, volumen sistólico de eyección, gasto cardiaco; Tono vascular, presión sanguínea arterial; Consumo de oxígeno; Glóbulos rojos, volumen plasmático/sanguíneo; Hematocrito/hemoglobina/proteínas plasmáticas.

Sistema Respiratorio: Frecuencia respiratoria, volumen tidal, ventilación minuto; Capacidad residual funcional.

Sistema Gastro-intestinal: Tono del esfínter esofágico inferior; Presión intragástrica/tiempo de vaciado gástrico; Motilidad, pH de las secreciones gástricas; Producción de gastrina.

Sistema Nervioso Central: Endorfinas

Que el Médico Veterinario sea una guía y acompañamiento durante todo el proceso de gestación del paciente será vital para que llegue a buen término. Será importante que los dueños estén conscientes de esto, y tengan a la mano la guía necesaria para no descuidar este importante momento.