Para identificar el alérgeno responsable de la DA en perros, es importante realizar exámenes exhaustivos, en el paciente que posteriormente deberán explicarse con toda claridad al propietario.

El trastorno se diagnostica con base en síntomas clínicos, después de la eliminación de otras causas de la picazón en la piel. Identificados los alérgenos se puede, por supuesto, prever el contacto del paciente con ellos en específicos, aunque su identificación se hace esencialmente con la finalidad de proceder con una inmunoterapia específica o “desensibilización”, si el propietario ha decidido tomar ese tratamiento para le paciente. El método más usado para identificar la DA es el intradérmico o cutáneo, mismo que explicaremos a continuación:

Principio
Lo que debe hacerse es reproducir lo que sucede durante el brote de la atopia en un paciente. Se tratan de identificar las IgE (específicas para cada alérgeno) fijadas en los mastocitos de la dermis. Al inyectar el alérgeno a nivel local (de ahí el término “intradérmica”), se visualiza “en línea” la degranulación de los mastocitos, que resulta en la formación de una pápula claramente visible.

Observación
También se puede utilizar este método para confirmar una alergia a las picaduras de pulgas, que puede resultar útil para convencer a un propietario renuente de aceptar que la enfermedad de la piel en su perro es simplemente causada por las pulgas, aunque este tipo de examen no puede ser utilizado para el diagnóstico de una alergia a los alimentos.

Las baterías de extractos de alergenos para uso veterinario contienen la mayoría de las sensibilizaciones potenciales para Europa, aunque será necesario adaptar las pruebas a las situaciones de la localidad en la que se encuentre el paciente (en este caso, México). El almacenamiento de estos productos es complicado (deben ser almacenados en un refrigerador), además de que pueden dañarse fácilmante debido a que los extractos de proteínas están muy diluidos.

Por lo tanto, por razones económicas, a menudo será más rentable para el médico hacer pruebas intradérmicas (o pruebas cutáneas) llevadas a cabo por un colega especialista en lugar de invertir en una batería de pruebas o sustancias que además tienen una corta fecha de caducidad.

A continuación explicaremos algunos consejos que deben llevarse a cabo en la práctica de este método.

-Es importante cesar medicamentos que puedan interferir con los resultados:

  • 10 días para los antihistamínicos
  • 3 semanas o corticosteroides orales
  • 2 meses para los corticoides de acción prolongada y progestinas (importante en anticonceptivos inyectables).

-Afeitar cuidadosamente un área lo suficientemente grande en el flanco (esto se puede hacer el día antes con el fin de evitar cualquier reacción a la afeitada). No es necesaria la desinfección.

-Si el perro tiene que ser anestesiado, deben evitarse las asociaciones de ketamina-diazepam, acepromacina y propofol (Beale et al, 1990).

-Marcar los puntos de inyección con un rotulador (por lo menos 1.5 cm entre puntos).

-Inyectar 0.05 ml de histamina (control positivo), diluyente (control negativo) y los extractos de polen individuales (excepto para pastos) en estricta intradérmica.

-Leer con la luz de incidencia después de 15 minutos (reacción de hipersensibilidad inmediata) y en su caso, después de 24 a 48 horas (hipersensibilidad tardía).

Elección de los alérgenos: deben adaptarse de acuerdo a la flora del área donde vive el paciente, aunque los ácaros del polvo deben siempre incluirse (Dermatophagoides farinae, D. pteronyssinus).

Cosas que hay que tratar de evitar.
Los falsos positivos si:

  • Dermografismo.
  • Extractos de irritantes (ya sea porque el excipiente / conservador está muy concentrado o es irritante).
  • Extractos contaminados.
  • Extractos erróneamente dosificados (demasiado concentrados).
  • Reacciones cruzadas.

Los falsos negativos si:

  • El animal es demasiado joven (menos de un año de edad).
  • Retirada inadecuada de medicamentos.
  • Errores técnicos (administración subcutánea).
  • Alérgenos de mala calidad o con fecha de caducidad vencida.
  • Prueba fuera de temporada.
  • Alérgenos elegidos erróneamente.

Ante cualquier resultado será muy importante que el Médico Veterinario se tome el tiempo y con paciencia explique al propietario, de la forma más clara posible, cómo se realizó la prueba, qué arrojó la misma y ofrecer algunas opciones válidas para el tratamiento.