Utilizar artículos promocionales, o “merchandising”, en tu Clínica Veterinaria, puede ayudarte para que tus clientes encuentren de forma rápida y clara los productos o servicios que necesiten, o para que vean aquellos que no tenían contemplados y se le antoje adquirirlos. Cada mueble y cada folleto que ocupe un espacio debe tener una finalidad: atraer y generar como resultado una venta.

Lo importante aquí no será llenar tu Clínica Veterinaria con logotipos o marcas; más bien que los materiales promocionales y muebles en donde se exhiban los diferentes productos que se vendan realmente sean funcionales. A continuación te explicamos algunas características a tomar en cuenta:

1. Buen producto

Primero debemos escoger el producto o servicio que nos interesa ofrecer. Debe ser aquel que por sí solo genere oferta; es decir, que sea imprescindible para el cliente. Por ejemplo, el alimento (para todas las etapas), la aplicación de una vacuna (laboratorio, caducidades, empaque, presentación), artículos para las necesidades de perros o gatos (correas, collares, platos, ropa, camas), el servicio de estética, etc. Hay que identificar cuáles son aquellas cosas que necesitan los clientes de tu Clínica Veterinaria, y darles una buena rotación para que estén a la vista.

2. Lugar adecuado

Hay que trabajar con “universos”, esto significa asignar sitios exclusivos en el espacio de tu Clínica Veterinaria para determinado producto o servicio. Es recomendable evitar mezclar los productos, pues esto puede ocasionar que los clientes no identifiquen bien las áreas a las que quieren llegar específicamente, convirtiendo la compra en un caos al no encontrar rápidamente el producto deseado. El manejo adecuado de los universos en sus propios muebles nos permitirá hacer una buena diferenciación de los productos, ayudando al cliente a encontrar fácilmente lo que busca: alimento para gatos y perros, para aves y reptiles, para peces, ropa, correas, champú, mordederas, juguetes.

3. Información adecuada

Folletería, posters, trípticos, material didáctico, etc., son materiales importantes para dar la información completa sobre los servicios y productos que se ofrecen. Explicar al cliente ayuda a que éste mejore los cuidados que debe tener hacia sus perros y gatos, cumpla mejor con las indicaciones que el Médico Veterinario le dé, y sea más consciente y responsable de lo que implica ser propietario de un perro o gato.

4. Cantidades adecuadas

Es importante elegir el inventario correcto que tendrá tu Clínica Veterinaria. Ayúdate de 3 formas para el surtido:

  • Surtido básico. Cuando 20% de los productos generan el 80% de las ventas. Resurtir estos productos constantemente será prioritario
  • Surtido estratégico. Sólo deberás resurtir aquellos productos que se llevan entre el 81% y 90% de las ventas.
  • Surtido especializado. Sólo se resurten aquellos productos y /o servicios que generan del 91 al 100% de las ventas. Los que no se venden se van sacando del inventario.

Para no perder espacio con productos apilados que no se venden, te recomendamos enfocarte en aquellos que durante los 365 días del año son demandados para el cliente, y te representen así ingresos continuos.