Que el equipo de trabajo se sienta en confianza, cómodo y contento trabajando en la Clínica Veterinaria será una de las razones por las que ésta crecerá en el año. No es cosa de magia ni casualidad, sino de empatía. La empatía es la capacidad de detectar y entender las emociones, las necesidades y los pensamientos de los demás. Es lo que nos permite influir, inspirar y ayudar a otras personas para que logren sus sueños y metas; nos permite conectar con los demás de una forma real, lo que a su vez nos hace más felices –y eficaces– en el trabajo.

 

Según el neurólogo Vilayanur S. Ramachandran, todos tenemos la capacidad de empatizar, pero, sin duda, esta habilidad de inteligencia emocional debe ser desarrollada todos los días por los líderes de equipos, puesto que ellos deberán identificar emociones y patrones de conducta en sus subordinados o empleados que le permitan saber cuándo se sienten bien, mal, motivados, desmotivados, contentos o molestos, y poder hacer algo en beneficio de su propio trabajo y de la Clínica Veterinaria.

Tener sensibilidad empática también permite identificar cuando hay elementos tóxicos o algunos temas que podrían convertirse en problemas, como la percepción del trabajo y sueldo entre unos y otros, los privilegios, los permisos, etc. Algunos elementos para “entender al otro” a través de la empatía, son:

  1. Aprende a escuchar. A veces la gente no dice directamente lo que siente o piensa, lo hace a través de pequeños mensajes en lo que normalmente habla. Esto podemos identificarlo, por ejemplo, en la repetición de los temas en las conversaciones. Si alguien comenta reiteradamente cosas como: “no me alcanzó para pagar”; “la vida está muy cara”, valdrá la pena acercarse para indagar si no tiene problemas económicos.
  2. Observar. Nuestro lenguaje corporal dice mucho; si alguien rehúye a una persona, le hace caras, lo más seguro es que tenga algún problema con dicha persona. Si alguien se muestra desmejorado, poco arreglado, tal vez tenga algún padecimiento que no le motive a arreglarse. Prestar atención a los demás es una herramienta para comprenderlos.
  3. Abre el diálogo. Siempre deja la puerta abierta para que tu equipo se sienta en confianza de decir lo que piensa y siente.

Trabajar la empatía requiere paciencia, aguante y mucha, mucha práctica pero se puede aprender con tiempo y dedicación, ¡y los resultados se muestran con un ambiente amable en la Clínica Veterinaria que invita a trabajar y a seguir creciendo!
Fuente: https://hbr.org