¿Cómo le fue a tu Clínica Veterinaria este año? ¿Alcanzó todos los objetivos que te planteaste? ¿Qué faltó, qué sobró? Responder estar preguntas con honestidad te permitirán evaluar si todo se encuentra firme para mantenerse en pie el año próximo, e idear acciones en caso de que las cosas no marchen del todo bien.

Planear te permite abordar completamente aquellas cosas a las que no dedicaste tiempo y que, al final, te ocasionaron pérdidas o provocaron falta de crecimiento en tu negocio. Planear también te ayudará a anticiparte en caso de que un problema o una crisis se presente, suceda por la propia inercia del mercado o por causas ajenas, como los cambios que vienen en Estado Unidos.

Lo primero por hacer es plantear objetivos, entender muy bien qué esperas conseguir el próximo año. ¿Qué tanto quieres crecer? ¿Quieres expandir tus servicios, atraer nuevos clientes? ¿Buscas modernizarte? Tener objetivos aterrizados en metas fija permitirá identificar con mayor facilidad qué camino debe tomarse para llegar a ellas, y cuáles son las herramientas que se necesitan para que alcanzarlas sea más fácil. A este camino y estas herramientas que nos permitirán lograr lo que queremos les llamamos “estrategias”.

Las estrategias no surgen de la nada, siempre deben tener una causa o propósito que las haga válidas, y deben estar marcadas con una fecha de vencimiento para que, al cumplirse, sean evaluadas y puedan seguirse o replantearse, si es que no funcionaron. Este es el primer paso para establecer un guía que lleve a tu Clínica Veterinaria al camino del éxito. No tener un plan tiene consecuencias como:

  • Poco control en los procesos y operación de tu Clínica Veterinaria, que se prestan a la reacción e improvisación.
  • Aparecen muchas situaciones imprevistas que pueden llevarte a perder recursos.
  • No hay medida para saber qué tanto éxito o fracaso se tiene. Por tanto, no hay forma de saber, a ciencia cierta, cuánto se ha crecido o perdido.
  • Falta una guía de acción clara y precisa que ayude también a la gestión y evaluación de los colaboradores.
  • No hay criterios para decidir en qué invertir o ahorrar. Todo se da al calor del momento, lo que puede traducirse en gastos innecesarios.

Planificar te ayudará a seguir adelante, y permitirá que tu Clínica Veterinaria crezca y se consolide. ¡Considéralo para empezar muy bien el próximo año! Te invitamos a seguirnos en Facebook, y a compartir con nosotros tus dudas o inquietudes sobre estos temas, ¡con gusto esperamos apoyarte!