Referente a la Dermatitis Atópica, de la que hemos hablado en posteos anteriores, te presentamos ahora un artículo publicado por Tom Willemse que sigue siendo una gran referencia para Médicos Veterinarios en el tratamiento de esta enfermedad. Aquí se describe una lista de mayores y menores criterios para su diagnóstico.

Los criterios mayores

  • Prurito
  • Distribución típica: liquenificación facial y/o digital, en todo el tarso y/o unión carpal.
  • Dermatitis crónica o recurrente.
  • Antecedentes familiares o hereditarios de atopía y/o la presencia de una predisposición debido a la raza.

Los criterios menores

  • La aparición de los síntomas antes de los 3 años.
  • Eritema facial, queilitis.
  • Conjuntivitis bilateral.
  • Piodermatitis estafilocócica superficial.
  • Hiperhidrosis (secreción excesiva de sudor).
  • Reacciones positivas en pruebas cutáneas a alergenos ambientales.
  • Altos niveles de IgE específicas.

Criterio de actualización

  • La aparición de los síntomas entre la edad de 6 meses y 3 años.
  • Prurito sensible a esteroides.
  • Pododermatitis anterior interdigital eritematosa bilateral.
  • Eritema de la cara interna del pabellón auricular.
  • Queilitis.

El perro debe presentar al menos tres de los síntomas por cada una de las categorías, para considerar una Dermatitis atópica. Una vez más, la relación cercana entre el Médico Veterinario y el propietario resulta elemento primordial para dar cuenta del diagnóstico de forma adecuada y en tiempo ideal para su tratamiento. Recordemos que este padecimiento no es curable, pero si puede mantenerse controlado para mejorar la calidad de vida del perro.