El compromiso laboral y la motivación o satisfacción son conceptos diferentes y con impacto en el éxito profesional, razón por la cual conviene aclararlos.

La motivación puede definirse como el conjunto de estímulos que mueven a una persona a realizar determinadas acciones y persistir en ellas para llevarlas a término. Estos impulsores integran componentes de entusiasmo, energía, ilusión, esfuerzo, auto-responsabilidad, orientación a resultados, tenacidad, entre otros.

La satisfacción incluye una sensación de autorrealización relacionada con el cumplimiento actual de expectativas o necesidades, pero no conlleva necesariamente una implicación a mediano o largo plazo, de manera que pueden existir miembros del equipo de trabajo que a pesar de estar satisfechos no eliminan el riesgo de rotación voluntaria.

El compromiso laboral es la vinculación a nivel racional, emocional y trascendente que busca el beneficio mutuo (colaborador-Clínica Veterinaria) mediante una actitud proactiva por ambas partes para mantener la calidad de este vínculo a largo plazo.

Esto da lugar a tres aspectos a tomar en cuenta pues resultan benéficos para el éxito de una Clínica Veterinaria y el bienestar del equipo de trabajo:

  • Una persona con compromiso laboral llevará a cabo esfuerzos extra por la Clínica Veterinaria sin pedir una remuneración extra.
  • Existe sólida voluntad de permanencia a largo plazo por serle fiel a la Clínica Veterinaria tanto en las épocas buenas como en las malas.
  • Está abierto a la transformación necesaria dentro de la clínica,  brindándole apoyo incluso aún cuando esto suponga realizar algún sacrificio personal.

Es decir, con el compromiso laboral pasamos de elementos individuales (auto-motivación, auto-satisfacción) a un componente colectivo y bidireccional (Clínica Veterinaria-empleado, ganar-ganar).

Vale la pena fomentar una cultura compromiso laboral en tu equipo de trabajo. ¡Tómalo como propósito para cerrar muy bien el año!

Fuente: http://davidreyero.com