La llegada de cachorros a los hogares significa la inclusión de un nuevo miembro a la familia. Uno de los problemas frecuentes en cachorros es la diarrea por destete, enfermedad que es más riesgosa que en adultos. Es así que, según estudios, se estima que entre el 10 y el 25% de los cachorros presenta problemas digestivos en algún momento durante el primer año de vida.

El destete es un momento crítico para el cachorro. Pasar de la leche materna hacia el alimento sólido significa importantes cambios en la arquitectura de la mucosa digestiva, así como en el transporte de nutrientes. Cambia también la actividad enzimática, disminuyendo la actividad de la lactasa y aumentando la actividad de la amilasa y lipasa; en la flora intestinal, también disminuyen las bacterias aerobias. Además, durante esta etapa el cachorro pasa por una fase de vacío inmunitario en la que aún no se le puede vacunar debido a la presencia de anticuerpos maternos; esto lo hace susceptible de contraer infecciones especialmente digestivas. El destete implica separación, lo que puede provocar estrés que afecte al metabolismo, sistema inmune y función intestinal del cachorro. Todos esto explica porqué es mayor la presencia de este padecimiento en cachorros que en adultos, y su importancia.

La diarrea en cachorros es un padecimiento que debe tomarse a consideración, pues puede provocar una disminución en el crecimiento y un aumento en el riesgo de mortalidad. Los trastornos gastrointestinales son una de las principales causas de muerte en perros de menos de un año de edad; tratar al paciente de forma eficaz y rápida es esencial. Además, es importante tomar en cuenta el posible riesgo de zoonosis de algunas enfermedades digestivas, pues al ser eliminados algunos agentes infecciosos a través de las heces del cachorro, también puede afectarse a las personas.

El Médico Veterinario representa un papel crucial en la prevención y tratamiento de la diarrea del cachorro. Nuestra recomendación es que se ofrezca la mayor cantidad de información posible a los clientes de la Clínica Veterinaria, en espera de que puedan identificar problemas gastrointestinales en los cachorros recién llegados, y los atiendan de inmediato. Recuerda que la comunicación Médico Veterinario y dueño son vitales para la buena salud de los pacientes. ¡No dejes de fomentarla!