Un programa de control de peso para perros o gatos siempre debe ser asesorado por un Médico Veterinario, puesto que no se puede cambiar la alimentación de un perro o gato de un día para otro; normalmente toma unos días. Debe ser gradual para evitar que se niegue a comer el nuevo alimento o tenga molestias estomacales.

Estas son algunas de las razones por las que es tan importante tomar cartas en el asunto cuando se cree que un perro o gato sufre de obesidad.

El sobrepeso hace sentir incómodos a los perros y gatos, pues les ocasiona problemas para moverse, y a veces hasta para jugar.

El sobrepeso puede ocasionar problemas serios como imposibilitarlos por completo de hacer cualquier tipo de ejercicio; esto disminuye la calidad y la expectativa de vida, aumentando el riesgo de patologías tales como:

  • Enfermedades de huesos y ligamentos (3 veces más riesgo para los perros obesos).
  • Diabetes mellitus (4 veces más riesgo para los gatos obesos).
  • Enfermedades del corazón y problemas respiratorios.
  • Enfermedades del tracto urinario
  • Problemas de piel (2 veces más riesgo para los gatos obesos).

El sobrepeso es un problema serio, y es responsabilidad del propietario poner una solución al problema.

Al perder peso, los problemas de salud asociados se eliminan por completo, y se aumenta la calidad y la expectativa de vida del perro o gato. ¡Tomémoslo en cuenta!