La consulta es la parte más importante de la Medicina Veterinaria. De lo que allí ocurra, de cómo ocurra y de la relación que se forme entre el Médico Veterinario, el paciente y el propietario dependerá en gran medida la percepción que se formará acerca de la Clínica Veterinaria.

Es debido a esto que resulta indispensable definir un protocolo de atención en la consulta, el cual ayudará a que todos nuestros clientes reciban el mismo buen trato y tengan una experiencia agradable, independientemente del día de la semana, la hora en que nos visiten o el veterinario de nuestro equipo que los atienda.

Estas son algunas recomendaciones que te invitamos a establecer como proceder en tu Clínica Veterinaria, en beneficio de ese vínculo de confianza que se está construyendo:

1. La imagen dice más que mil palabras: el Médico Veterinario debe siempre presentar un aspecto profesional y pulcro. Idealmente, deberá portar un distintito que lo identifique como miembro de la Clínica Veterinaria, como el logotipo de la misma en la filipina o bata que use.

2. Saludar de manera profesional y al mismo tiempo amable, interesándose siempre por el bienestar del paciente y de su dueño.

3. Interactuar de manera fluida con el perro o gato desde el principio, abriendo espacio a una relación de confianza entre ambos.

4. Disculparse si la consulta inició con retraso. A veces los tiempos no están a nuestro favor; todo puede solucionarse con cortesía que siempre deja muy buen sabor de boca.

5. Utilizar el nombre del propietario y de la mascota al menos una vez en el transcurso de la visita. Esto da un sentido de camaradería y pertenencia.

6. Realizar una exploración física completa, explicando en todo momento al propietario lo que se está realizando y lo que se ha encontrado.

7. Establecer contacto visual con el propietario, especialmente cuando le transmitimos algún mensaje importante.

8. Entregar siempre información por escrito, para que ambos –Médico Veterinario y propietario-, tengan claro todo diagnóstico y tratamiento.

9. Combinar explicaciones verbales con medios visuales (fotos, infografías, videos), siempre que sea posible.

10. Utilizar lenguaje cercano y coloquial, pero siempre profesional.

11. Explicar claramente al propietario la información principal y asegurarse de que lo ha comprendido todo.

Aplicando y siguiendo este tipo de protocolos en tu Clínica Veterinaria se obtendrá un mayor reconocimiento por parte de tus clientes, pues aseguran comodidad y seguridad s al visitarte, lo que hará que también provocará que te recomienden.