Los clientes informados compran los servicios sin que haga falta venderles nada. Por eso, una de las acciones más importantes que debemos ejercer en nuestra Clínica Veterinaria es mantenerlos al tanto constantemente.

La avidez y la exigencia por la información es hoy mayor que nunca. Vivimos en la sociedad de la información, donde los clientes acuden a la Clínica Veterinara después de haber leído en Internet información muy diversa acerca de la salud de su mascota. Debemos estar preparados para liderar este proceso, porque si no lo hacemos, entonces encontrarán otras fuentes de información probablemente no tan autorizadas que sólo confundirán el proceso a seguir para cuidar de la salud de perros y gatos.

Algunas maneras de actuar en consecuencia, para mantener bien informados a nuestros clientes, son:

  • Procurar que los Médicos Veterinarios en la Clínica estén preparados para comunicarse de manera fácil y amigable con los propietarios, de tal forma que no se quede ninguna duda sin resolver.
  • Ofrecer materiales informativos escritos para los clientes, herramientas de apoyo visual en las consultas, como libros, posters, atlas, modelos anatómicos, etc., y considerar la actualización constante de información a través de medios digitales como páginas web y redes sociales.
  • Invertir tiempo y esfuerzo en explicar las cosas a los clientes: Enfermedades y síntomas, planes de tratamiento y medicación, presupuestos, incluso nuestras facturas deben estar enfocadas en brindar todos los datos posibles de forma digerible.
  • Fomentar aquellas acciones y programas que vayan en esta línea: emails y newsletters educativos, clases para los cachorros, formación del equipo para que se comunique mejor, etc.

Es importante redefinir el papel del Centro Veterinario como el de un lugar donde se da la información necesaria a los propietarios para que puedan disfrutar de la mejor relación posible con sus perros o gatos. De esta manera comprarán solos sin necesidad de venderles.