Un cliente satisfecho no sólo regresará para seguir consumiendo los servicios y productos de tu Clínica Veterinaria, sino que además la recomendará entre sus conocidos y amistades, lo que te traerá nuevos clientes sin tener que gastar un solo peso en publicidad. ¿Cómo lograr que un cliente se sienta satisfecho? Hoy en día lo más importante es pensar en la experiencia, en lo que una persona pasará o sentirá al entrar a tu Clínica Veterinaria.

Según el mercadologo Luis Maran, la experiencia del cliente es la suma de todos los contactos que tiene con una marca (producto o servicio) durante todo el ciclo que dure la compra. Esto significa que una experiencia empieza desde que la persona llega a la Clínica Veterinaria, con cuestiones tan importantes como si encontró o no un lugar en donde estacionarse, y se hace más fuerte estando dentro buscando algún producto o solicitando algún servicio, y concluye cuando la persona paga. Dado que los servicios de tu Clínica Veterinaria pueden seguir más allá en atención externa a los pacientes, la experiencia del cliente puede incluso continuar aunque no estén en el mismo espacio físico.

Por eso es importante cuidar todos los detalles, como:

  1. Recibir al cliente con amabilidad
  2. Que los estantes estén acomodados de tal manera que encuentre lo que busca o tenga la opción de solicitarlo.
  3. Si no estaba en existencia aquello que necesitaba, será importante que sepa que puede recogerlo después o recibirlos en casa (si es que se cuenta con servicio a domicilio).
  4. Dejar claros todos los servicios y sus precios, dándole oportunidad de hacer cuantas preguntas considere necesarias.
  5. Considerar siempre que aunque la venta termina en el momento que el cliente paga, la experiencia sigue con la post-compra. Estar en contacto con tu cliente a través de correo o redes sociales será importante para mantenerlo al tanto de las novedades, ofertas y servicios de tu Clínica Veterinaria.