En posteos anteriores hablamos sobre las ventajas competitivas en una Clínica Veterinaria y explicamos qué requisitos deben tener. Ahora, ¡entérate de la mejor manera de conseguirlas!

La mejor forma de obtener una ventaja competitiva es a través de la diferenciación, que consiste en trabajar para ofrecer algo único, original, novedoso o de gran calidad, con el fin de distinguirse de la competencia.

Para ser y mantenerse a la vanguardia, una Clínica Veterinaria debe actualizarse siempre tratando de mostrarse innovador, aún y cuando ya posea una o más de una ventaja competitiva; pero también deben estar claras y conscientes aquellas fortalezas que ya se posee, esforzándose por mantenerlas y aprovecharlas al máximo. Es decir, el juego de la ventaja implica seguir consolidando lo bueno que ya se tiene sin descuidar la introducción de cosas nuevas a la operación diaria.

Mantener una ventaja competitiva significa reforzarla hasta hacerla más duradera y significativa. Por ejemplo, si una Clínica Veterinaria tiene como ventaja competitiva a su gran equipo de trabajo, para mantenerla será bueno reconocer el esfuerzo que emprenden constantemente los colaboradores, o darles incentivos para que se sientan contentos y comprometidos.

Aprovechar una ventaja competitiva significa procurar obtener el máximo beneficio de ella sin desgastarla; es decir, procurando su crecimiento. Por ejemplo, si el equipo de colaboradores resulta una diferenciación para la Clínica Veterinaria, será muy importante buscar nuevas y mejores formas de capacitarlo para que no pierda aquello que lo hace especial e importante. Una fortaleza de la que no se procura su constancia y crecimiento, a la larga puede convertirse en una oportunidad de negocio.

¡Toma en cuenta estos consejos que te damos y no dejes de seguirnos en Facebook para recibir más todos los días!

Fuente: http://www.crecenegocios.com