Es importante que las ventajas competitivas no ocurran en un momento puntual, sino que permanezcan en el tiempo. Esto quiere decir que sea algo que caracterice todo el tiempo a la Clínica Veterinaria.

Algunos aspectos en los que una Clínica Veterinaria podría tener una ventaja competitiva son la marca de alimentos que maneja, el servicio al cliente, el proceso productivo, la tecnología, el personal, la infraestructura, la ubicación o la distribución, entre otros.

Una Clínica Veterinaria podría tener diferentes ventajas en diferentes aspectos ante otras Clínicas, pero para que una ventaja sea considerada como competitiva, es necesario que cumpla con los siguientes requisitos:

  • Permitir un mejor desempeño que el de la competencia: por ejemplo, mayores ventas, un mayor margen de ganancia, un mayor número de clientes fidelizados, etc.
  • Permitir un aumento de la rentabilidad para que llegue a ubicarse por encima de la rentabilidad promedio del sector o mercado.
  • Ser sostenible en el tiempo: debe ser capaz de mantenerse sin apoyo externo en un mediano o largo plazo. Por ejemplo, una tecnología para estudios de laboratorio capaz de adaptarse a los cambios del mercado y no una que quede rápidamente obsoleta.
  • Ser difícil de alcanzar o igualar por la competencia, debido a que llevas ventaja en la prestación de servicios, atención de calidad, especialización en atención a pacientes, buenas promociones en productos, etc.

La idea implementar ventajas competitivas es que una Clínica Veterinaria debe buscar constantemente obtener una, mantenerla, y aprovecharla al máximo si es que quiere lograr un mejor desempeño que las demás competidoras, y tener así una posición competitiva en el sector o mercado.

Fuente: http://www.crecenegocios.com