De un tiempo para acá se escucha mucho un término de Mercadotecnia que se adapta a las nuevas necesidades del mercado y por lo tanto puede ser útil para la gestión de tu Clínica Veterinaria.

Este término es el CRM (Customer Relationship Management), una herramienta de ayuda para la venta, que contempla globalmente la relación Organización-Cliente, y que permite planificar adecuadamente las gestiones comerciales y de marketing con clientes.

Un CRM no sólo es un conjunto de enormes bases de datos con información de los clientes o herramientas tecnológicas difíciles de entender. Lo interesante de un CRM es que puede encaminarse hacia un cambio en la estructura empresarial y en el modo de pensar de los vendedores, de modo que los procesos y estrategias de tu Clínica Veterinaria empiecen a centrarse completamente “en el cliente”.

El CRM debe obtener información de los clientes desde todos los canales posibles (puntos de ventas, internet, correo electrónico, llamadas telefónicas, bases de datos, etc.) y utiliza el conocimiento generado a partir de esos datos para administrar una relación con el cliente.

De esta manera, en conjunto con las nuevas tecnologías de información, permite:

  • Conocer lo mejor posible a tus clientes actuales y potenciales, para ofrecerles los servicios que necesitan y valoran.
  • Diferenciar acciones de marketing para cada segmento del mercado, para ahorrar recursos.
  • Tener una visión única del cliente, lo que ayudará a mejorar la atención que se le brinda.
  • Conocer el valor actual y potencial del cliente, lo que permite desarrollar planes de fidelización personalizados y desarrollar ventas cruzadas.
  • Gestionar y desarrollar campañas proactivas eficientes de mercadotecnia.
  • Conocer las probabilidades de éxito de una campaña de mercadotecnia, anticipando comportamientos de los clientes.