Los Médicos Veterinarios juegan un papel crucial en el monitoreo de peso de un cachorro, desde el primer día que visitan una Clínica Veterinaria.

Es importante pesar a los cachorros mensualmente durante el período de crecimiento, así como proporcionar una dieta que vaya de acuerdo con su tamaño, sexo y raza, además de que sea compatible a su estilo de vida.

Los perros siempre deben ser alimentados con una dieta balanceada que logre mantener la energía requerida para su peso óptimo. El gasto de energía del perro debe ser considerado al calcular la ración de alimento que debe ingerir.

Es importante aconsejar a los propietarios de pesar el alimento diariamente, en lugar de usar tazas medidoras o artículos similares, pues la medida es más exacta si se usa una báscula electrónica.

En caso de que la cantidad de alimento necesite ser ajustada durante el período de monitoreo, esto puede hacerse evaluando la cantidad de kcal que se requieren diariamente, dependiendo de la edad, peso y nivel de actividad del cachorro.

Cada vez que el cachorro es pesado, su condición corporal debe ser valorada por el Médico Veterinario.

Llevando un control del peso adecuado de un perro desde que es cachorro, el Médico Veterinario en conjunto con el propietario pueden ayudar a evitar problemas posteriores de obesidad.

Es importante que el MVZ oriente al propietario sobre cómo reconocer la saciedad, pues este tema es también muy importante para evitar la obesidad en perros.