El tejido adiposo excesivo se forma cuando la ingesta calórica supera al gasto de energía que consume el perro.

Un perro, hoy en día, se clasifica con sobrepeso cuando su peso corporal es mayor al 10% de su “peso corporal óptimo”.

Un perro se clasifica como obeso cuando su peso corporal excede en un 20% a su peso ideal.

Hasta el 20% de los perros menores a 4 años ya son obesos.

Existen diferentes factores por las cuales un perro sufre sobrepeso u obesidad. Ocasionalmente, una enfermedad de fondo es evidente (por ejemplo el hipertiroidismo), por esto es esencial realizar un examen clínico a fondo en una etapa temprana. Sin embargo, muchos de los casos se deben a una sobrealimentación, a la falta de ejercicio o a la combinación de ambas.

También existen algunas razas que están genéticamente predispuestas a la obesidad.

La obesidad es una enfermedad muy seria y se ha demostrado que disminuye la esperanza de vida hasta dos años, en muchas especies, incluyendo los perros.

Además, esta condición puede predisponer a muchas otras enfermedades relacionadas con la salud.

Por eso la importancia de que Médicos Veterinarios se capaciten lo más posible sobre este problema, para que a su vez, puedan dar toda la información necesaria a los propietarios para evitar la obesidad de sus perros.