En posteos anteriores hablamos sobre el tratamiento de la Poliquistosis renal en gatos, a continuación hablaremos sobre algunas recomendaciones a tomar en cuenta para las crías de un gato con esta enfermedad.

La identificación cada vez más factible, ya sea por medios genéticos o mediante ecografía, plantea un importante dilema para la cría de los individuos afectados.

Una eliminación completa de los planes de reproducción de todos los gatos persas afectados, supondría la eliminación de casi un 40% de la diversidad de la raza, provocando un cuello de botella que podría conducir a la aparición de otros rasgos indeseados.

Puesto que cuando cruzamos a un progenitor afectado con uno sano, el 50% de la descendencia estará libre de la enfermedad, permitir este tipo de cruces sería una forma de no perder una determinada línea genética de la raza.

No obstante, debemos ser conscientes de que el 50% de la descendencia padecerá la enfermedad.

Sabemos, por experiencia, que algunos gatos nunca desarrollan fallo renal, siendo cualquier otra, la causa de su muerte.

Si estos animales son utilizados en la reproducción, es posible que generen crías con bajo grado de afectación y eviten la pérdida de la diversidad genética.

En próximos posteos hablaremos sobre la amiloidosis.