Después de hablar sobre el diagnóstico de la Poliquistosis renal en gatos , continuaremos con información sobre su tratamiento.

Se ha comprobado que el drenaje de los quistes no hace más lenta la progresión hacia el fallo renal, y existen pocos estudios sobre la eficacia de los IECA en gatos con PKR. No hay evidencias que avalen el uso de IECA en todos los gatos que presentan esta enfermedad.

La administración de dietas renales sigue los mismos principios que en el manejo de la ERC y deberían iniciarse cuando se alcance el estadio 2.

Con frecuencia los pacientes pueden mostrar episodios de hematuria que remite en reposo y puede requerir analgesia con el fin de aliviar las molestias.

Si existe sospecha de infección quística, lo ideal sería realizar un cultivo del contenido y tratar según los resultados de las pruebas de sensibilidad, teniendo en cuenta que no todos los antibióticos pueden penetrar adecuadamente en el interior de la cavidad quística. En este sentido, los antibióticos lipofilicos suelen ser los preferidos.

El manejo de posibles infecciones urinarias también es importante, pues pueden ocasionar cuadros sépticos por infección secundaria de los quistes.