Iniciamos este nuevo año 2016 continuando con las enfermedades renales en gatos. En esta ocasión hablaremos sobre la Poliquistosis renal (PKD).

Se observa fundamentalmente en gatos de raza Persa, en todas aquellas razas que han incluido en sus planes de cría una línea Persa para la adquisición de un determinado rasgo, y de forma esporádica, en otras razas.

La enfermedad tiene una distribución mundial y se estima, en la raza Persa, una prevalencia del 37 al 49%. Esta elevada prevalencia, aunada a la popularidad de la raza, hace que sea una de las enfermedades hereditarias más frecuentes y mejor reconocidas en la especie felina. Otras razas como el American Shorthair, Siamés, American Curl y Scottish Fold tienen prevalencias hasta de un 16%.

La PKD es una enfermedad monogénica que se caracteriza por la presencia de múltiples quistes renales, más o menos desarrollados, que provocan destrucción del parénquima renal, aunque la progresión varía individualmente. En ocasiones pueden aparecer quistes en otros órganos como el hígado, pero el porcentaje de estos casos no se ha estudiado con detalle, reportándose en un estudio un 48%, pero sobre una población de solo 23 gatos.

Esta enfermedad se hereda de forma autosómica dominante con penetración completa, es decir, sólo una mutación del gen es necesaria para causar la enfermedad y hasta la fecha nunca se ha identificado a un gato con dos alelos, pues la combinación del homocigoto se considera letal.

En los planes de cría esto se traduce en el hecho de que si un progenitor se encuentra afectado, la descendencia tiene un 50% de probabilidades de heredar el gen mutado. Si los dos progenitores poseen una copia del gen mutado, las probabilidades aumentan hasta un 66%, teniendo en cuenta que los embriones con dos copias morirían antes de nacer.

En todos los gatos Persas afectados se ha identificado la misma mutación. La cual es simple; una citosina localizada en el exón 29 es sustituida por una adenina (mutación de transversión). Este simple cambio de bases genera una producción insuficiente de policistina para poder asegurar una función renal normal.

La policistina es una glicoproteína de membrana ubicada en las células del epitelio ciliar que recubre los túbulos renales y controla la proliferación celular y el mantenimiento de las celular tubulares en un estado de diferenciación terminal.

En próximos posteos continuaremos hablando sobre la Poliquistosis renal en gatos y de cómo afecta la disminución de la policistina.