La limpieza y productos bien acomodados, le darán una buena imagen a tu Clínica Veterinaria.

Nuestros cerebros funcionan mediante la asociación de ideas e imágenes: cuando ves una flor o un insecto, sientes agrado o repulsión, dependiendo de tu punto de vista.

De la misma manera, un revoltijo desordenado de productos en la recepción o en la zona de tienda, le dará una mala impresión al cliente, pues le hará pensar que la Clínica Veterinaria está mal atendida y que podría no ser tan profesional como creía.

La segmentación y la señalización son esenciales

Es importante colocar los productos en los lugares adecuados, por ejemplo, los medicamentos dentro del área de consulta o si es que se cuenta con farmacia, alimentos en recepción o en área de tienda, etc.

La señalización es indispensable, así como la segmentación.

Por ejemplo, todos los productos de perros y gatos deben estar subdivididos en cuanto a: alimentación, higiene, medicamentos, juguetes, etc.

De la misma manera, la sección de alimentos, por ejemplo, debe estar subdividida y señalizada perfectamente: primero por especie -perro y gato-, después si es de mantenimiento o prescripción, etc.

Si tienes algunos productos que no se venden mucho, una buena forma de “moverlos” es colocándolos cerca de productos en oferta.