Los chequeos anuales ayudan a favorecer la longevidad del perro y gato.

En posteos anteriores hablábamos sobre la importancia de los chequeos anuales a los perros y gatos en edad avanzada, para revisar su estado de salud y su nutrición y así prevenir sobrepeso y enfermedades.

Se consideran perros en edad avanzada los mayores de 8 años (9 años para razas pequeñas, 6 años para razas grandes).

¿Qué se busca en estos chequeos anuales?

– Descartar o tratar principios de enfermedades degenerativas vinculados con la edad (enfermedad periodontal, artritis, tumores, depresión, insuficiencia cardiaca, hipertensión, insuficiencia renal crónica, enfermedades endócrinas, etc.)

– Fomentar el bienestar del perro y gato.

Procedimiento de la consulta:

Examen clínico completo (incluyendo verificación de signos) y pruebas complementarias: análisis de orina, chequeo biológico, presión en la sangre (gato), radiografía de tórax, tratamiento de cualquier enfermedad actual.

Al propietario debe realizársele un cuestionario sobre los cambios observados y se le debe dar asesorías sobre nutrición adaptada, con el fin de:

  1. Mantener el peso ideal, palatabilidad y los niveles de energía adaptada.
  2. Mantener la masa muscular: proteínas de alto valor en niveles controlados.
  3. Ayudar a prevenir problemas renales, cardiacos y digestivos conjuntos.
  4. Ayudar a prevenir el envejecimiento celular (antioxidantes).

La dieta debe dividirse en 2 o 3 comidas y, dependiendo del estado de los dientes, deben administrarse alimentos húmedos o rehidratación de las croquetas.

Este tipo de consultas deben realizarse al menos una vez al año, con las pruebas necesarias dependiendo del estado de salud del perro o gato.