La evaluación se define como: Acción de estimar, calcular o señalar el valor de algo. Determinación sistemática del mérito, el valor y el significado de algo o alguien en función de ciertos criterios respecto a un conjunto de normas, que se usa como base del desarrollo futuro para beneficiar a la organización y al empleado.

En postos anteriores  hablamos de que las evaluaciones a los empleados son una manera de valorar si nuestro equipo está desarrollando eficientemente cada una de las funciones que le fueron asignadas.

 

 Una correcta evaluación necesita cubrir todas las áreas de trabajo del veterinario y de cualquier otro miembro del equipo, desde la recepción y el departamento de limpieza hasta los puestos gerenciales.

Los puntos que se deben evaluar van desde las habilidades requeridas para el desarrollo de sus funciones, hasta la satisfacción del cliente, dependiendo del puesto que desempeñe cada empleado.

 

rc_210415

Una buena evaluación no debe ser una reunión de 5 minutos, es importante tomarse el tiempo necesario para tocar cada uno de los puntos con el empleado y lograr descubrir si hay algo en lo que esté fallando.

De ser así, lo que debe hacerse no es castigar al empleado, sino ayudarle a planear una estrategia con metas definidas, como por ejemplo, tomar un curso para mejorar algo que no sepa hacer bien.

En este tipo de juntas no se recomienda tratar temas salariales, disciplinarios o de promociones, esos temas deberán tener sus propios protocolos independientes de las evaluaciones.

 

Fuente:

http://www.grupoasis.com/d/libros/p09730_gest_centros_clinic_pvp.pdf