Los veterinarios, hoy en día, reconocen que las clases de socialización y de entrenamiento de cachorros son una parte importante de su práctica y, en la actualidad, se imparten este tipo de clases en muchos países de todo el mundo.

Muchos perros muestran comportamientos indeseables, como miedo y agresión, cuando van al hospital veterinario, aunque sea sólo para una exploración. Además, muchos propietarios no conocen bien a bien el comportamiento canino normal y sus sistemas sociales, o tienen muchos conceptos erróneos al respecto, así como una falta de comprensión del lenguaje corporal del perro, etc. Algunos más, utilizan técnicas de castigo anticuadas para tratar de enseñar las acciones básicas a sus perros.

El objetivo de las clases es dar al cachorro la oportunidad de socializarse con otros cachorros y personas, así como para aprender buenas maneras de un modo agradable y no amenazador.

Estas clases de socialización son diseñadas para cachorros de entre 8 y 14 semanas de edad. No deben considerarse como clases de obediencia para perros jóvenes ya que el objetivo de estas clases es muy diferente. Las clases para cachorros deben contribuir a evitar el desarrollo de comportamientos problemáticos, como vocalización, eliminación en lugares inaceptables o morder cosas, así como proporcionar consejos sobre el comportamiento e identificar cuándo el cachorro presenta problemas de agresión o ansiedad y es necesario acudir a veterinarios especialistas en comportamiento.

rc_020115

Las clases deben dirigirse a educar a los propietarios sobre todo en los aspectos que se derivan de criar un cachorro y a vivir con un perro en la familia, así como establecer un vínculo estrecho entre el cachorro, el propietario y la clínica veterinaria. De esta manera puede lograrse un porcentaje mucho mayor de animales manejables y sociables en la comunidad.