La idea de influir en el equilibrio mental de los perros o gatos a través del alimento no es nueva. Las filosofías médicas orientales dan gran importancia a la dieta para mantener la salud. Por ejemplo, la medicina ayurvédica o la medicina tradicional china consideran que algunos alimentos concretos poseen ciertas características (por ejemplo, enfriar o calentar, estimular o calmar) y se recomiendan en función de la personalidad y la patología del perro o gato.

En la década de los 90, basándose en la observación de que los perros eran menos agresivos si tomaban un alimento bajo en proteínas, se realizaron algunos estudios científicos para probar esta premisa. Estos estudios revelaron que los perros que recibían un alimento con un nivel reducido de proteínas o un alimento enriquecido en triptófano manifestaban menos agresión territorial y agresión por dominancia, aunque surgía un problema al hacer una evaluación debido al término poco específico y anticuado de “agresión por dominancia” que engloba un amplio abanico de formas de agresión provocada por diferentes motivos (frustración, agresión defensiva, agresión irritativa, etc.)

rc_281014

Un alimento reducido en proteínas y enriquecido en triptófano puede provocar un aumento del nivel de serotonina en el cerebro. Pero una dieta a base de carne contiene muchos aminoácidos diferentes, no sólo triptófano, lo que ocasiona competencia por su captación en el cerebro. Entonces una cantidad más pequeña de proteínas y un contenido más elevado de carbohidratos aumentan las posibilidades de que el triptófano sea transportado al cerebro y de que otros aminoácidos sean absorbidos por las células del organismo bajo el efecto de la insulina.

La mayoría de las personas ha experimentado, consciente o inconscientemente, el efecto estimulante del buen humor de una comida rica en carbohidratos y la clásica sensación de bienestar después de comer chocolate, que es rico en triptófano.

Los cofactores para la síntesis de serotonina en el cerebro son las vitaminas niacina y piridoxina; el estrés impide la síntesis de serotonina ya que el cortisol puede descomponer la enzima necesaria. La serotonina es extremadamente importante como neurotransmisor, actuando principalmente como estimulante y estabilizador del estado de ánimo, reduciendo la impulsividad y la reactividad.

En próximos posteos continuaremos hablando sobre la influencia de la alimentación sobre la ansiedad y estrés de perros y gatos.