Hemos estado hablando de los problemas gastrointestinales que puede ocasionar a los perros el estar sometidos a largas jornadas de trabajo o ejercicio físico. A continuación te presentamos algunas estrategias de prevención que deben tomarse en cuenta para los perros con este tipo de actividades.

En primer lugar, la dieta debe ser formulada utilizando ingredientes con un alto valor nutricional y biológico (http://www.royalcanin.com.mx/productos/products/salud-y-nutricion-para-perros/size-health-nutrition/), para garantizar su máxima digestibilidad. Es entonces importante adaptar el calendario de alimentación del perro a su régimen de ejercicio, para asegurar que la energía suministrada es la adecuada para su nivel de actividad física.

Dar al perro un tercio de la ración unas 2 o 3 horas antes de que haga ejercicio, ayuda a que no esté en ayunas al iniciar la actividad física pero al mismo tiempo, tendrá el estómago vacío, lo que ayudará a que logre un buen rendimiento.

rc_140814

Si el perro va a estar expuesto a un esfuerzo prolongado, una merienda cada 30-120 minutos (dependiendo de la carga de trabajo), dividiendo la ración, ayuda a mantener la energía necesaria. El resto de la ración se da a continuación, máximo una hora después de finalizar el ejercicio. Estas medidas limitan el riesgo de vómitos y diarrea, pero no eliminan por completo.

La mayoría de las condiciones gástricas son subclínicas, pero pueden progresar de repente a enfermedades clínicas e incluso en ocasiones ser fatales.

En humanos atletas, la prevención de úlceras gástricas incluye el uso de bloqueadores de ácido (por ejemplo, omeprazol) y el uso de este fármaco en caballos ha mostrado resultados prometedores.

La eficacia también se ha demostrado en perros, al administrar estos fármacos en ayunas para obtener la máxima eficacia, aunque rara vez es posible hacer esto en perros sometidos a un intenso esfuerzo prolongado.

En el próximo posteo continuaremos hablando sobre la eficacia de algunos fármacos para la prevención de problemas gastrointestinales en perros de trabajo.