En posteos anteriores hemos estado hablando de la Triaditis felina, sus síntomas y los métodos para su diagnóstico. A continuación entérate de los tratamientos para su cura.

La atención de apoyo se necesita inicialmente para los gatos con signos más severos, incluyendo la terapia de líquidos por vía intravenosa, analgésicos, antieméticos, antiácidos, y corrección de las alteraciones electrolíticas.

Los tratamientos más específicos tienen como objetivo controlar cada una de las tres condiciones de la compleja Triaditis.

rc_020514

Dieta

Para los gatos con anorexia intratable es necesario el apoyo a la alimentación (por ejemplo, a través de sonda naso-esofágica o tubo de esofagostomía), para prevenir el desarrollo de lipidosis hepática. Una dieta hipoalergénica (a base de proteínas hidrolizadas) es la más recomendada para el tratamiento de la EII. Si la dieta se sigue estrictamente, se debe ver una respuesta positiva en unas dos o tres semanas. Al contrario de la situación en perros, una dieta baja en grasas no es recomendable en la actualidad, pues no funciona para gatos con pancreatitis.

Antibióticos

Los antibióticos se recomiendan para la colangitis neutrofílica. Para saber qué tipo de bacteria es la que existe y dar el tratamiento adecuado, normalmente se hacen cultivos, aunque existen medicamentos de amplio espectro para cuando no se logra identificar la bacteria.

Una combinación de amoxicilina potenciada y una fluoroquinolona es una buena primera opción. Otra opción es la amoxicilina con clavulanato.

El metronidazol es el antibiótico preferido para la EII , ya que tiene efectos inmunomoduladores, además de que ayuda a prevenir el crecimiento excesivo de las bacterias y regula la flora intestinal.

Se debe tener cuidado con el uso prolongado de estos medicamentos, así como con las reacciones adversas (neurotoxicidad), aunque éstas son muy raras en dosis bajas.

En el próximo posteo continuaremos hablando sobre otros tratamientos como los inmunosupresores