El brillo del pelo de un perro está vinculado a la composición del sebo, una cera natural secretada por las glándulas sebáceas y almacenada en los folículos pilosos.

El sebo tiene la función de evitar el desgaste de los pelos, pues elimina el relieve de las escamas del pelo. También hace que la queratina del pelo sea más elástica y más flexible.

rc_150813

Los lípidos que lo componen son específicos de especie y de raza, pero la producción y  la calidad del sebo también están influenciadas por la alimentación.

Algunos nutrientes indispensables, suministrados en cantidades superiores a las estrictas cantidades mínimas recomendadas, producen una mejora significativa en la apariencia del pelo del perro. Este es el caso, especialmente, de los AGE de origen vegetal (Omega 6), y del zinc. Un suplemento del zinc y de ácido linoleico combinados mejoran el brillo del pelo y disminuyen la cantidad de escamas.

La sensibilidad de las fuentes de AGE a la oxidación hacen necesario controlar rigurosamente su resistencia a la oxidación e incrementar las cantidades de vitamina E de la alimentación.

Pelo negro con reflejos rojos

Es posible prevenir el enrojecimiento del pelo en los perros de pelaje negro, enriqueciendo el alimento con tirosina. El tiempo de respuesta varía dependiendo del ciclo piloso. Si la mayoría de los pelos se encuentran en la fase telógena, son sustituidos con mayor rapidez. Los pelos que enrojecen en el momento de la muda permanecen rojos aunque se aporte un suplemento de aminoácidos aromáticos.

En el siguiente posteo de Veterinarios al día hablaremos sobre la muda excesiva y el vitíligo. Sigue con nosotros.