Las dermatosis de origen nutricional pueden ser específicas (se ha identificado la carencia de un nutriente o de un grupo de nutrientes concretos) o no específicas: vinculadas con una subalimentación general, una digestibilidad insuficiente del alimento o con un problema de absorción relacionada con el propio perro.

derma

Carencias específicas
Actualmente, las carencias nutricionales específicas son algo excepcional. Se pueden observar en los perros alimentados con comidas industriales de mala calidad o con raciones caseras desequilibradas.

Carencias vitamínicas

Vitamina A
El retinol es una vitamina liposoluble indispensable para la diferenciación de las células epiteliales. Por lo tanto, cuando hay una carencia de aporte, se observa un problema generalizado de la queratinización con descamación.

Vitamina E
Un déficit de esta vitamina provoca en el perro la aparición de seborrea seca, alopecia difusa, eritrodermia, piodermitis secundaria, anomalías en el sistema inmune.

Vitaminas del grupo B
Las manifestaciones dermatológicas de dichas carencias varían según la vitamina de que se trate:

Carencia de riboflavina (B2): xerosis cutánea localizada en párpados y abdomen.
Carencia de niacina: dermatitis pruriginosa del abdomen y miembros posteriores.
Carencia de biotina: eritema, alopecia de la cara y párpados, descamación generalizada, leucotriquia, pelo apagado y quebradizo.

Sigue con nosotros en Veterinarios al día, en el siguiente posteo hablaremos de los daños dermatológicos que ocasionan las carencias de oligoelementos.