Una herramienta básica para organizar el trabajo del equipo de colaboradores en un centro veterinario son las Descripciones de Puestos de Trabajo (DPT).

Su objetivo principal es el de concretar de manera formal las responsabilidades de cada empleado, alineando sus expectativas con las de la dirección de la empresa.

dp

Una buena DPT deberá incluír en su formato los siguientes apartados:

– Dependencia jerárquica:
¿De quién depende ese empleado? ¿Quién es su superior?

– Misión del puesto de trabajo:
Una descripción genérica del objetivo final de dicho puesto de trabajo en la empresa.

– Tareas y responsabilidades del puesto de trabajo:
Descripción detallada las principales tareas a desarrollar por la persona encargada del puesto de trabajo en cuestión.

– Criterios de evaluación:
Definir las “reglas del juego” en la relación entre la empresa y el empleado.

Una cuestión práctica a recordar es que normalmente quién mejor conoce los detalles de un puesto de trabajo es la persona que lo desempeña. Por ello resulta muy aconsejable involucrar a nuestros empleados en la elaboración de sus propias descripciones de trabajo con nuestro apoyo y supervisión.

De este modo aumentará la probabilidad de que las DPT reflejen de manera adecuada la realidad de nuestro centro veterinario, además de generar una mayor implicación de nuestro equipo.