En posteos anteriores estuvimos hablando de lo difícil y confuso que a veces resulta detectar la Enfermedad idiopática felina y analizamos a detalle los pasos a seguir para obtener un diagnóstico acertado. A continuación entérate del tratamiento y dieta a seguir una vez detectada la enfermedad en un gato.

Tratamiento

Debe iniciarse el tratamiento una vez que se haya obtenido el diagnóstico histológico de EII. Con o sin éste, el dueño del gato debe saber desde el principio del tratamiento, que no hay cura para la EII y que probablemente se precisen ajustes del control y tratamiento para el resto de la vida del gato. Un propietario con dedicación y control puede tener un efecto positivo sobre el pronóstico final del caso. En cambio, un incumplimiento o una supervisión más escasa pueden hacer que esta enfermedad sea muy difícil o incluso imposible de controlar.

post_RC_eii4

Dieta

Una dieta de proteína nueva o de péptidos hidrolizados muy digestibles es ideal. Una mayor absorción provoca una mejor nutrición, reduce la disponibilidad de substratos para las bacterias intestinales y reduce el potencial osmótico. El uso de dietas muy ricas en fibra en gatos con EII es controvertido, pero puede estar indicado si predominan los signos del intestino grueso. Se desconoce si son más beneficiosas las fibras de poca o de mucha solubilidad. Las fibras poco solubles, como la celulosa, se cree que aumentan la masa y la unión de líquidos no absorbidos, contribuyendo así a la regulación de la motilidad. Las fibras muy solubles, al fermentar por las bacterias intestinales, general ácidos grasos de cadena corta, que nutren al colon y alteran el crecimiento de las bacterias patógenas. Algunas dietas contienen ácidos omega-3 añadidos para reducir los sustratos para la síntesis de prostaglandinas y leucotrienos inflamatorios. La adición de los probióticos puede ser una opción de tratamiento para gatos con EII. Aunque los probióticos pueden influir en la flora bacteriana intestinal de los gatos, en la actualidad no existen datos objetivos que respalden su beneficio clínico.