En Vet News siempre nos preocupamos por traer para ti la más completa información sobre enfermedades de perros y gatos; en esta ocasión hablaremos de la anemia felina.

La anemia es un problema común en los gatos y, aunque las enfermedades infecciosas suelen ser el origen de ésta en estos animales, hay otras causas subyacentes.

A continuación hablaremos de los microorganismos patógenos que causan anemia como principal anomalía clínica en los gatos, representando un motivo de consulta.

post_RC_anemia

Diagnóstico de la anemia felina

Cuando un gato se presenta a tu clínica veterinaria con letargia, disminución del apetito y mucosas pálidas o blancas, sabemos que probablemente se trate de un caso de anemia.

Se debe continuar con una exploración física, en la cual es muy probable notar taquicardia y taquipnea o un soplo sistólico como consecuencia de la viscosidad sanguínea. Pero el diagnóstico definitivo de anemia depende de la disminución del hematocrito, de la hemoglobina o de la cifra total de eritrocitos.

post_RC_anemia_2

Para no pasar por alto algunas de las muchas causas de la anemia, se pueden clasificar de manera general en:

  • Las que provocan disminución de la producción de hematíes: siempre no regenerativa.
  • Las que causan pérdidas sanguíneas y las que aumentan la destrucción de los hematíes: seguidas generalmente de una respuesta regenerativa de 3 a 5 días después de la lesión inicial, aunque la pérdida crónica de sangre gastrointestinal puede volverse no regenerativa si hay una deficiencia de hierro.

En el siguiente artículo te explicaremos las causas subyacentes de estos mecanismos que provocan la anemia en los gatos.