En el posteo anterior hablamos de que la medicina preventiva es el camino al que se enfila nuestra tarea como veterinarios. Vimos que primero que nada, hay que estar convencidos del tema, contar con una historia clínica completa y bien realizada, y lo importante que resulta educar a los clientes.

Ahora tocaremos dos puntos de igual importancia:

1.- Protocolizar la medicina preventiva: algo injustificable e indefendible ante un cliente es que su perro o gato reciba un tipo de exploración física diferente, pruebas diagnósticas distintas o una recomendación o tratamiento diferente, dependiendo del veterinario de nuestro centro que lo haya atendido.

Debemos tomar en cuenta diferentes cuestiones que merecen una discusión interna y una unificación de criterios entre todos los veterinarios de nuestro centro, como las siguientes:

  • ¿Es necesario tomar nota de la condición dental de todos los pacientes en cada visita?
  • ¿Es necesario tomar nota de la condición corporal de todos los pacientes en cada visita?
  • ¿Recomendamos o no la esterilización de perras y gatas jóvenes? ¿A qué edad recomendamos este procedimiento?
  • ¿Contamos con un protocolo para la detección de problemas articulares en pacientes con factores de riesgo?
  • ¿Qué política queremos seguir con respecto de los perfiles pre-anestésicos?

Estas son varias de las cuestiones que una vez unificadas nos serán de gran utilidad para llevar un proceso estandarizado sobre el tratamiento a cada paciente.

2.- Medir: si adoctrinamos a nuestro equipo acerca de la importancia de la medicina preventiva pero nunca nos ven motinorearla ni medir nuestros avances, estaremos enviando un mensaje poco creíble.

No basta con implantar los protocolos comentados en la sección anterior, sino que debemos comprobar su utilización. Es por eso que periódicamente hay que repasar una muestra de las historias clínicas y planes de tratamiento preparados por nuestros veterinarios y evaluarlos en base a ellos.

Estos son los pasos fundamentales para que hagamos de la medicina preventiva todo un éxito en nuestro centro veterinario. ¿Qué les parece este nuevo camino que está tomando nuestra profesión?.