Es un hecho que si no tenemos claro el valor de nuestra clínica no podremos cobrar nuestros servicios de manera adecuada, pero además de ésta, existen otras razones por las cuales es conveniente evaluar económicamente un centro veterinario.

La situación más obvia, aunque no la única, es al momento de la venta total o parcial del mismo. A continuación algunos ejemplos típicos de situaciones que pueden dar lugar a una venta:

  • Cuando se transfiere la totalidad del centro por cese de actividades del propietario (por una jubilación o un cambio de residencia).
  • Cuando los propietarios deciden separarse. Si acuerdan que uno o varios de los propietarios continúen con la empresa, es necesario estructurar un acuerdo para la transmisión de las acciones del propietario que se va.
  • Cuando los propietarios del centro deciden dar entrada a algún empleado de confianza, con el objetivo de implicarlo a largo plazo en el proyecto. También resulta entonces necesario estimar el valor económico de la parte de la empresa que se va a transferir al nuevos propietario.

También pueden existir otras razones, no necesariamente relacionadas con la venta del negocio, que justifiquen la necesidad de realizar una valoración económica del centro veterinario:

  • Realizar una planificación de las finanzas personales del propietario. En muchas ocasiones, los propietarios concentran una parte relevante de su patrimonio en su centro veterinario, y es interesante que sean conscientes de la evolución del valor de su empresa.
  • Evaluar la gestión del negocio. Una buena gestión resultará en cuentas saneadas y por lo tanto en una evolución favorable de valor económico del centro veterinario. Realizar un ejercicio riguroso de evaluación económica al menos una vez cada diez años, y especialmente cinco años antes de la fecha prevista de jubilación del propietario, permitirá detectar errores de gestión y establecer medidas correctivas. En algunos casos, al realizar estas evaluaciones, se dan sorpesas amargas como descubrir que el propio negocio, aparentemente sano, no tiene ningún valor económico en el momento de tener que desprenderse de él.

Ahora que conocemos un poco más a fondo los momentos en los cuales se recomienda la valuación de un centro veterinario, ¿Cuál es su opinión al respecto? ¿Alguno de ustedes ha valuado su centro? ¿Cuál fue el motivo?.