Muchas veces los dueños primerizos de gatos acuden a nuestro centro veterinario sin saber mucho acerca de sus cuidados básicos. Es importante que orientemos a nuestro cliente y nos preocupemos por el paciente desde la primera visita.

Ofrecer un producto o un servicio al dueño de un gato solo tiene sentido si el producto o servicio que estás ofreciendo provee una solución real a las necesidades de la mascota. Es muy importante por esto que desde la primera reunión le preguntes a tu cliente acerca de sus necesidades.

El primer contacto es determinante

Muy a menudo, dueño reciente de un gato hará el primer contacto preguntando sobre precios de vacunas. Además de la información monetaria que proporciones, es importante mostrar interés en este pequeño gato. ¿Cuál es su nombre? ¿De dónde vino? ¿Se ha adaptado bien a su nuevo hogar? Una vez entablado  este diálogo puedes agendar una cita y tomar los datos personales del dueño del gato para mandarle información personalizada.

La clínica debe proponer todos los accesorios relacionados al gato

En la primera reunion, el cliente ya ha tenido que transportar a su gato ha su nueva casa y sabe de las dificultades que esto representa. Esta es una buena oportunidad para preguntarle acerca de cómo piensa transportar a su gato y darle recomendaciones. Otras preguntas esenciales son: ¿Qué come? ¿Se instaló ya un arenero? ¿Tiene juguetes?  Estas son perfectas oportunidades para que informes a tu cliente sobre las necesidades básicas de tu gato y si tienes los accesorios en tu centro veterinario (juguetes, areneros, arena, etc) le ahorrarás tiempo a tu cliente.

Es importante que el cliente se de cuenta que te preocupas desde un primer momento con el gato ya que esto generará un mayor compromiso por parte de él. Sigue los consejos de Vet News que mejorarán la atención en tu negocio, y por consiguiente hará que tus ventas e ingresos aumenten.